Leonoticias

Hunosa advierte del riesgo de meter el AVE de León a Asturias en sus minas por el gas grisú

El túnel proyectado discurre bajo el pozo San Nicolás.
El túnel proyectado discurre bajo el pozo San Nicolás. / J.C. Román
  • El Principado pide más estudios para asegurar «la estabilidad» del túnel. Fomento suspende por tercera vez el contrato del tramo Lena-Oviedo

¿Es posible perforar un túnel para el AVE de León a Asturias en mitad de dos minas de carbón? Prointec, la ingeniería contratada por el Ministerio de Fomento para diseñar el tramo de alta velocidad entre Pola de Lena y Oviedo, ve la idea difícil, pero factible. Su estudio informativo ofrece cuatro alternativas de trazado, con un coste de entre 995 y 1.117 millones.

Dos de ellas excavan túneles ferroviarios en Morcín bajo la mina Esperanza, justo en el macizo de protección que impide la filtración de aguas a las galerías inferiores, a las que se accede desde los pozos Monsacro y San Nicolás. Uno de sus dibujos «cortaría con gran seguridad labores mineras, ya sea galerías principales, talleres de explotación o cualquier otro tipo», reconoce el documento. El asunto no pasó desapercibido para la dueña de las instalaciones, Hunosa.

El estudio estuvo sometido a información pública en julio, lo que dio oportunidad a la hullera de remitir alegaciones al asunto. La empresa pública advirtió de que el terreno sobre el que se pretende trabajar presenta importantes riesgos, debido a que es una zona muy horadada y con bolsas de gas grisú.

El Principado también hizo observaciones en el mismo sentido. Su escrito alertaba de «la posible afección a la infraestructura de los fenómenos de subsidencia minera». Para prevenirlo, juzgaba «conveniente que en los estudios geológico-geotécnicos a realizar se profundizara en el análisis de dicho efecto con vistas a garantizar la viabilidad y estabilidad técnica de la infraestructura construida».

«Sorprende sobremanera»

De entre las 33 alegaciones recibidas, las que prepararon los biólogos Sara Vila Díez y Víctor García Blanco para la asamblea de vecinos contra el AVE llegaron respaldadas por más de doscientas firmas. El escrito estima que «sorprende sobremanera que todas las alternativas presentadas proyecten su trazado a su paso por las zonas mineras atravesando el denominado macizo de protección, consistente en una banda de terreno localizado entre la minería de montaña y la minería profunda y cuya función es evitar que las excavaciones inferiores sufran colapsos, hundimientos o desprendimientos». Para los vecinos, «no se entiende que sea sobre esta franja de terreno, que ha de mantenerse virgen para evitar dichos riesgos, sobre la que planteen los trabajos de tunelación».

La Dirección General de Ferrocarriles recopiló las alegaciones y las sometió a la consideración de Prointec. La idea era pasar todos los informes luego al Ministerio de Medio Ambiente para que examine las propuestas y decida las condiciones que impone para darles su plácet. A la espera de conocer su veredicto, Fomento acaba de tomar otra decisión: suspender temporalmente el contrato de redacción del estudio informativo.

La 'hibernación' del asunto es una constante. El ministerio licitó el encargo en 2010 y de los dieciocho aspirantes, escogió al que ya había realizado unos estudios preliminares sobre el trazado. El contrato se firmó el 10 de mayo, acordando las partes que todo el trabajo quedaría concluido en 2012. Cuando Ana Pastor llegó a Fomento, a finales de 2011, se había avanzando un tercio del documento. Dio orden de parar porque antes quería decidir su propio plan estratégico de infraestructuras. El departamento no reactivó el encargo hasta 2014. Durante la espera de las alegaciones decretó una segunda suspensión. La que ahora se ha impuesto, ya en la recta final, es la tercera.