Leonoticias

El Gobierno autoriza 36,1 millones para las ayudas de diez euros por toneladas comprometidas con la minería del carbón

  • Saénz de Santamaría asegura que con esta medida se facilita el cumplimiento de los objetivos de la Unión Europea «sin menoscabar el desarrollo de las comarcas mineras»

El Consejo de Ministros aprobó este viernes una ayuda adicional de 36,1 millones de euros destinada a compensar las pérdidas de producción sufridas por el sector minero por la caída del precio del mineral de importación y para intentar hacer más competitivo el carbón nacional. Esta partida, según destacó la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido aprobada por la Comisión Europea.

Con esta medida se facilita el cumplimiento de los objetivos de la Unión Europea “sin menoscabar el desarrollo de las comarcas mineras”, señaló Sáenz de Santamaría, sobre unas partidas anunciadas ya al presidente de la Junta Juan Vicente Herrera, en su encuentro con el ministro de Economía, Industria y Energía en funciones, Luis de Guindos.

De la cuantía total de la ayuda, cerca de 1,6 millones van destinados a la empresa pública Hunosa (1,3 millones en 2016 y 260.000 euros en 2017) y 34,4 millones a empresas privadas (28,7 en 2016 y 5,7 en 2017).

Esta ayuda excepcional se suma a la ordinaria de 2016, dotada con 25,3 millones y es compatible con la normativa europea y el plan de cierra de las explotaciones no rentables. Teniendo en cuenta el precio del carbón internacional, la ayuda adicional será de diez euros por tonelada para 2016.

Según la resolución, la vocación de estas ayudas es abordar eficazmente el cese ordenado de las actividades mineras no competitivas hasta 2018, en el contexto de un plan de cierre “irrevocable”, mediante ayudas que siguen una senda decreciente” y deben cumplir las condiciones impuestas.

Entre ellas, unos márgenes de reducción determinados, respecto del volumen global de las ayudas concedidas en 2011, y la exigencia de devolución de todas las ayudas otorgadas si no se cierra en la fecha fijada en el plan de cierre autorizado por la Comisión Europea.

Falta de competitividad

Durante la vigencia de esta orden, admite Industria, se ha producido una "brusca caída" de la cotización internacional que ha provocado la pérdida de competitividad del carbón nacional frente al carbón importado, un "descenso significativo" de las producciones y un proceso acelerado de cierres en el sector, en lugar de la transición "ordenada y prolongada" hasta el día 31 de diciembre de 2018, inicialmente prevista.

Por ello, con el objetivo de reconducir el proceso de cierre, el Ministerio considera preciso ajustar el importe de las ayudas, establecido para cada ejercicio, a la evolución de las cotizaciones del carbón internacional, introduciendo una cantidad adicional que se fijará anualmente. La cuantía media de las ayudas para cada uno de los años vendrá condicionado por la tipología de cada unidad de producción, distinguiendo entre unidades de producción subterráneas y a cielo abierto.