Leonoticias

Llamazares reconoce ahora que fue un error que IU no firmase el acuerdo del carbón y lo tacha de «humillación electoral»

  • Blanco acusa al Gobierno de «incumplir» sus compromisos con la minería y le culpa de «la agonía y situación insostenible» de las empresas del sector

«Nosotros no nos humillamos, somos una fuerza política seria. Si metimos la pata, la metimos solos, no vamos a echar la culpa a nadie. A veces se acierta y a veces se cometen errores. En mi opinión, cometimos un error». Gaspar Llamazares reconocía así, rotunda y públicamente ante la Cámara asturiana, la equivocación de Izquierda Unida al no haber firmado el pasado mes de junio el Acuerdo en Defensa de la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras.

No tocaba hablar de minería en ese momento, pero el portavoz de IU en la Junta General del Principado aprovechó su turno de palabra para responder al consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, quien, minutos antes, había atribuido la actuación de IU a la alianza electoral con Podemos, lamentando que el «tacticismo electoral» hubiera llevado a la coalición a «esa claudicación y humillación».

Hay que recordar que esta decisión provocó la dimisión del alclade de Pola de Gordón así como de varios ediles, lo que elevó al Partido Popular al poder en uno de los municipios mineros de mayor índole.

Tras escuchar las palabras de Llamazares, Blanco rectificó y dijo que retiraba la palabra «humillación».

El Acuerdo en Defensa de la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras sí fue firmado en Madrid el 7 de junio por los sindicatos CC OO Industria y FICA-UGT, la patronal Carbunión, los partidos PSOE, Ciudadanos, Foro Asturias y los regionalistas PAR y CHA, los gobiernos autonómicos de Asturias, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha, así como los municipios agrupados en ACOM. Llamazares, que fue crítico con el pacto con el partido de Pablo Iglesias para el 26-J, no dejó pasar por alto la postura de la coalición Unidos Podemos. «A pesar de la desconfianza en el compromiso con la minería y las cuencas de alguno de los firmantes, creo que IU debería firmar», había sentenciado en un tuit. Ayer, volvió a dejar muy clara su postura.

También Blanco tenía claro su objetivo. En todas sus intervenciones sobre el carbón, apuntó al Gobierno central como el responsable de «la agonía y situación insostenible» que atraviesan las empresas mineras.

En respuesta a la interpelación de Podemos sobre la compañía Astur Leonesa y con trabajadores de dicha empresa entre el público de la Junta General, Blanco también dirigió su mirada hacia Madrid. «Si se vendiera carbón, podrían pagar el suministro eléctrico», dijo. Tras afirmar que el Principado no tiene competencias para garantizar el suministro eléctrico en la mina de Cerredo, el consejero culpó de la situación de esta y el resto de empresas mineras al «incumplimiento flagrante» por parte del Gobierno de los compromisos adquiridos con sindicatos y empresarios del carbón.