Leonoticias

La Hullera «agoniza» tras encadenar 16 meses de parálisis total y la hemorragia semanal de diez mineros

La Hullera «agoniza» al sumar 16 meses de parálisis y la pérdida semanal de diez mineros
  • Los administradores continúan a la espera de las ayudas al cierre mientras la plantilla suma 14 nóminas impagadas | Los trabajadores temen que en cualquier momento se abandone la mina

Resignación y pesimismo en el seno de la Hullera Vasco Leonesa. La plantilla vive inmersa desde hace meses en una situación límite que se agrava día a día como consecuencia del silencio del Ministerio de Industria y su negativa a liberar las ayudas al cierre.

Un bloqueo que mantiene sumido en una parálisis absoluta a la minera que suma 16 meses desde aquel pasado mes de mayo de 2015 en el que la Vasco dio luz verde a un ERE temporal de seis meses al que se encadenó un segundo y un tercer expediente.

Ello ha llevado que sean ya 14 las nóminas que la minera, en este caso la administración concursal, adeuda a los trabajadores que conforman la plantilla de la empresa matriz y que durante este periodo se han mantenido al frente de los servicios mínimos.

Una plantilla que ha sufrido una merma importante desde aquel mayo del 2015. Por aquella fecha la Hullera, la que fuera la compañía minera privada de referencia, contaba con 750 mineros en la empresa matriz.

Ahora, 16 meses después, apenas alcanzan los 114, lo que se traduce en la pérdida de más de un trabajador diario en este periodo. De ellos, seis, los trabajadores del Lavadero de la Vasco, están sumidos en un ERE temporal y está previsto que se efectúen 30 salidas mediante bajas incentivadas al término del año.

La última medida de ajuste tuvo lugar el pasado mes de agosto cuando la empresa dio luz verde a un ERE extintivo de 50 trabajadores a los que se sumaron las 61 bajas incentivadas que se autorizaron en el mes de junio más las prejubilaciones que se han ido dando en la empresa.

Ni labores de cierre ni actividad en el exterior

Cifras que reflejan la grave situación que atraviesa la minera y su plantilla y que por el momento no parece revertir. Las labores de cierre aún no han arrancado y tampoco hay producción en el exterior aunque que los administradores concursales aún no han puesto una fecha límite para que el Gobierno abone las ayudas para proceder a un cierre ordenado.

En cualquier caso, la parte social entiende que está situación no se puede prolongar en el tiempo y teme que “cualquier día” los administradores anuncien el abandono de la mina y la entrega de las llaves a la Junta de Castilla y León como una alternativa ante esta situación.

Mientras tanto en el seno de la plantilla advierten de que la realidad es que a fecha de hoy nadie hace nada a pesar “de que estamos en una situación desesperada. Nadie nos garantiza que continuemos en el tajo en unos meses”.