Dan por extinguido el virulento incendio que puso en jaque el Norte de León y obligó a desalojar una residencia de ancianos y amenazó varias viviendas

Incendio en el barrio de Cantamilanos.

Bomberos, brigadas forestales, medios aéreos y policias locales y nacionales han intervenido en las tareas de extinción de este incendio que se originó en una parcela de Cantamilanos y que ha obligado a desalojar una residencia de ancianos | Las llamas han acechado varias viviendas y obligaron a cortar los accesos a Eras de Renueva, Carbajal, Hospitales y carretera Asturias en ambos sentidos

A. CUBILLAS

Un virulento incendio ha teñido de negro el norte de la capital leonesa. Pasadas las cuatro y cuarto de la tarde de este martes un fuego se ha originado en una parcela de pastos y matorral próxima a la carretera de Carbajal en el barrio de Cantamalinos.

Hasta el lugar se desplazaron inicialmente dos dotaciones de los Bomberos de León así como varios agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León que intentaban sin éxito apagar un incendio que se preveían sencillo y que, con el paso de los minutos, alcanzó un alto nivel de peligrosidad, principalmente por la proximidad del núcleo de población.

Las imágenes del incendio

El escenario era propenso para ello: las altas temperaturas, la baja humedad y las fuertes de rachas de viento avivaron este incendio que obligó a desplegar a más de medio centenar de efectivos entre bomberos, agentes forestales y efectivos de Protección Civil en la zona.

Desalojo de la residencia

Unas tareas de extinción a las que se incorporó un helicóptero de la Junta de Castilla y León y que inicialmente se centraron en evitar que el fuego alcanzase el Seminario Menor después de que una fuerte racha de viento desviase la dirección del viento que empezaron a ascender por la N-630 dirección Asturias.

Precisamente, la proximidad de las llamas fue necesario el desalojo de ochos de los 14 ancianos de la residencia Misioneros Claretianos Casa de Ejercicios que fueron trasladaos en ambulancia al Hospital de León como medida de prevención.

Precisamente, en esta zona fue clave la intervención del helicóptero de la Junta de Castilla que junto con el trabajo en tierra de los efectivos permitieron frenar el avance del fuego que no afectó a las instalaciones ni de la residencia ni del seminario.

Varias viviendas, en jaque

En paralelo, los efectivos trabajaban por impedir el avance de las llamas hacia el Monte San Isidroasí como a las viviendas próximas a la carretera de Carbajal, donde tuvo que ser necesaria la intervención de varios policiales para frenar el avance del fuego. Una tareas que fueron seguidas de cerca por los propietarios de sus viviendas, entre ellos el empresario Antonio Piva.

Precisamente, ésta ha sido una de las zonas más conflictivas del incendio dado que minutos después de que los efectivos dieran por controlado el incendio las llamas se han vuelto a reavivar y una vivienda unifamiliar se ha visto rodeada literalmente por el fuego a causa de un cambio en las rachas de viento.

Finalmente, fueron varias las viviendas que sufrieron importantes daños materiales por los efectos del fuego aunque ninguna estructura fue arrasada por completo. Precisamente, alguno de los afectados han calificado de "ineficaz y escaso" el operativo, que "llegó demasiado tarde", señaló un vecino a leonoticias.

Hasta el lugar además se desplazaron numerosas patrullas de la Policía Local de León y Villaquilambre, Policía Nacional y Guardia Civil que procedieron a cortar los acceso a Eras de Renueva, la carretera de Carbajal, Hospitales y la carretera de Asturias, ésta última en ambos sentidos, dada la escasas visibilidad y la proximidad de las llamas.

Controlado y extinguido

Hora y media después, los efectivos daban por controlado un incendio que ya se daba por extinguido a las 19:15 horas y cuyas causas aún están por esclarecer. Precisamente, el alcalde de León, que se trasladó hasta el lugar, avanzó que ya se ha abierto una investigación para determinar su origen aunque todo apunta a que pudo ser provocado.

Asimismo y aunque en un principio se temió lo peor, no hay que lamentar ningún daño personal ni tampoco daños en ninguna de las viviendas que se vieron amenazas por el fuego aunque la superficie calcinada, en su mayoría de pasto y matorral, que alcanzan las 20 hectáreas, según fuentes de la consejería de Fomento y Medio Ambiente.

En total en el incendio participaron 20 efectivos de los Bomberos de León, 30 de la Policía Local, 15 miembros de Protección Civil, cuatro autobombas, un helicóptero y una veintena de agentes forestales de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, dos patrullas de la Policía Nacional, dos patrullas de la Guardia Civil y una de la Policía Local de Villaquilambre.

Fotos