Los últimos de San Marcos

Un redactor de leonoticias entra en San Marcos. / Inés Santos

Dos periodistas de leonoticias se convierten en los últimos clientes de San Marcos para contar su experiencia como huéspedes de este emblemático hostal antes de su cierre para afrontar una reforma integral que mantendrá el parador sin servicio durante dos años

RUBÉN FARIÑAS E INÉS SANTOSHostal Parador de San Marcos

Es uno de los hoteles monumentales más extraordinarios del viejo continente. Su construcción albergó la principal sede de la Orden Militar de Santiago en el oeste de la península y su obra fue financiada por el Rey Fernando el Católico.

Aquí se han celebrado ruedas de prensa, decenas de actos oficiales, eventos de moda y hasta, hace poco, este diario digital recibía un premio.

El 'hasta luego' de San Marcos

Por todo ello, el equipo de leonoticias no podía abandonar al Hostal Parador de San Marcos su última noche y ha querido vivir la experiencia desde dentro.

Arriba, la llave de la habitación; abajo izquierda, la recepción; a la derecha, los últimos clientes.

Maleta en mano, un redactor y una cámara se han adentrado en el hostal más lujoso de León horas antes de su cierre durante dos años.

«Sois los últimos»

Nada más cruzar el pórtico, presidido por el emblema de la Orden Militar de Santiago, el recepcionista invita amablemente a hacer el ingreso. De solo un vistazo, uno se da cuenta de que está ante un museo viviente, con una sala capitular espectacular, un magnífico claustro y con cuidadosos detalles.

«Sois los últimos clientes que os registráis en San Marcos», nos dicen en el mostrador. El objetivo del equipo está cumplido. leonoticias se ha convertido en los últimos habitantes de este histórico espacio. Para inmortalizarlo, nos piden una fotografía y lanzan la promesa: «A ver si os invitan cuando se vuelva a abrir». Esto no ocurrirá hasta 2020.

Un botones recoge las maletas para ascender por la emblemática escalinata. Nos acompaña por los majestuosos salones y nos explica que «esta no va a ser una reforma cualquiera, será una reforma integral».

Lejos queda ya aquel 1965 donde sus paredes se adornaban con galas para inaugurar el parador nacional.

Arriba, el pasillo; abajo izquierda, un salón; a la derecha, la llave en la habitación

Parada en la 520

Llegamos a la habitación, será la 520, en el quinto piso. Será la última vez que aloje unos huéspedes, ésta será derribada y renovada por completo para que el brillo y esplendor de la fachada quede latente en el interior.

Según nos dejan en nuestro pequeño rincón de San Marcos nos ponemos a recorrer, por primera y última vez, su interior. Desgranamos sus rincones, observamos, a veces con temor, el misterio de algunos objetos. Unas antiguas cunas reposan en los descansillos, la figura de Santiago preside la entrada de los salones, una maqueta del hotel nos permite identificar dónde nos encontramos y cuadros con motivos de la tauromaquia se amontonan en las paredes. E incluso decidimos sentarnos en sus sofás para disfrutar de esta última noche.

Arriba, las camas de la habitación; abajo a la izquierda, dos cunas decorativas; a la derecha, un inquilino en la terraza.

Volvemos a nuestro habitáculo y, tras descalzarnos las zapatillas de Paradores, nos metemos en la cama para soñar con ser, por un rato, un Francisco de Quevedo sin encarcelar, recordar sus prestigiosas esculturas, no olvidar su función de campo de concentración en la Guerra Civil o ser un caballero de la Orden de Santiago.

Cierre de puertas en San Marcos

Suena el despertador y el sol golpea por última vez sobre los medallones de Juan de Juni de la plateresca portada de la plaza. Se enciende el día y se apaga San Marcos.

Arriba, uno de los pasillos; a la izquierda abajo, una parte de la habitación; a la derecha, un brasero.

No queda gente en los pasillos, solo los trabajadores de la limpieza rematan por última vez su faena. Bajamos sus escaleras por última vez. Nos despedimos de sus trabajadores, especialmente nerviosos esta mañana. Y así nos lo afirman: «Aún ni nos lo creemos». Son sus últimos minutos entre estos muros tras décadas acudiendo diariamente a su puesto.

La puerta del hotel más reconocido de León cierra por dos años. Cierra para recuperar su esplendor. Cierra para que el orgullo y seña de la hospitalidad leonesa no sea solo fachada y convertirse en la referencia de la compañía nacional de Paradores.

Contenido Patrocinado

Fotos