Las últimas lluvias llevan a máximos anuales a los pantanos leoneses y ponen en alerta al Bernesga

Embalse de Riaño, en la provincia de León./
Embalse de Riaño, en la provincia de León.

El río, a su paso por León, alcanza máximos mensuales y roza los dos metros de altura en la capital leonesa

RUBÉN FARIÑASLeón

La sequía que asoló la provincia de León durante casi un año parece ‘agua pasada’. Los embalses leoneses ya alcanzan niveles máximos del último año y el río Bernesga, a su paso por León capital, se eleve hasta casi los dos metros de altura.

Las lluvias caídas en las últimas horas, abundantes en lugares concretos del territorio provincial, ha llevado a los pantanos a rozar el 80% de capacidad media.

El más grande, el de Riaño, cuenta ya con 458,4 hectómetros cúbicos de agua, lo que representa un 74,1% de su capacidad total. Niveles similares refleja el Porma, con 230 unidades cúbicas y el 76’1% de su volumen total.

La situación es todavía mejor en los otros dos principales embalses de León. El de Barrios de Luna, uno de los que vivieron situaciones más críticas en el pasado 2017, ya supera el 80,7% de su capacidad y cuenta con 239,1 hectómetros cúbicos de agua. Y el de Villameca alcanza el 86,5% de su total.

Todo ello ha llevado las reservas hídricas de la provincia hasta los 945’3 hectómetros cúbicos y superar la media registrada en los diez últimos ejercicios.

El río Bernesga

Estas últimas lluvias también han puesto en alerta al río Bernesga, a su paso por León capital. El principal río que atraviesa la ciudad rozó esta madrugada de los dos metros de altura y, además, se encuentra a estas horas en línea ascendente.

Este registro supone el más elevado del último mes y, aunque lejos aún de la última crecida, ha llegado a arrastrar en las horas centrales de la noche 56 metros por segundo de agua.

La máxima anual que registró el Bernesga en León fue de 2,59 metros de altitud y 118,22 metros cúbicos por segundo de capacidad.

Contenido Patrocinado

Fotos