Las últimas horas de Ordoño II: el lunes arranca su gran remodelación que dibujará un nuevo León

El vial Ordoño II cerrará al tráfico el 7 de enero.

El Ayuntamiento procederá al cierre del vial al tráfico el domingo 7 de enero para iniciar las obras el lunes | La actuación se acometerá por fases y se iniciará en el tramo que comunica Santo Domingo con las calles Alfonso V y Gil y Carrasco

A. CUBILLAS

Es la principal arteria de la capital, punto neurálgico del comercio. La calle Ordoño II se prepara para vivir su tercera gran remodelación. Se trata de una reurbanización integral que arrancará el 8 de enero aunque será el domingo 7 cuando se cierre la vía al tráfico.

Una actuación que se desarrollará por fases y que arrancará en el tramo que comunica Santo Domingo con la calle Alfonso V y Gil y Carrasco. Será precisamente ese vial la clave para desviar el tráfico, dejando el acceso a Ordoño únicamente a los residentes.

Así lo ha señalado la edil de Obras, Ana Franco, que ha recordado que “estrictamente” los vehículos de residentes podrán acceder al vial en sentido contrario a la circulación actualmente Franco además ha remarcado que la actuación, que ha despertado cierto recelo, tendrá una repercusión muy positiva, tanto estéticamente como funcionalmente”.

Una actuación que, como en todo, ha tenido defensores y detractores, principalmente desde el sector del comercio por coincidir con la época de rebajas, pero que busca terminar con los interminables problemas del adoquinado de esta vía.

“No conozco ninguna ciudadano que haya pisado por el pavimento de Ordoño y no se haya quejado de ahí la necesidad de esta actuación que además repercutirá de manera favorable al comercio. Será una zona más accesible y su acondicionamiento la hará más atractiva para el potencial comprador”, remarcó Franco.

Diseños previstos para el nuevo Ordoño II.
Diseños previstos para el nuevo Ordoño II.

Los problemas de Ordoño

Los actuales problemas de Ordoño II nacen en el diseño realizado entonces, que tomó forma en 1997. Fue en aquella obra cuando con el fin de evitar 'pilares interiores' en el aparcamiento subterráneo de tres plantas habilitado en el lugar se decidió situar vigas de 16 metros para sustentar la losa superior.

El planteamiento era el adecuado si, efectivamente, se hubiera limitado el paso de vehículos pero, tras la remodelación, el paso de vehículos se mantuvo de forma regular, las vibraciones se multiplicaron y el efecto sobre la solana de adoquines provocó constantes elevaciones que obligaron a intervenciones reiteradas para reacondicionar el lugar.

Apenas dos décadas después el Ayuntamiento de León acomete una nueva reforma que mantiene como objetivo prioritario hacer una vía más compatible con los nuevos usos (la convivencia de vehículos y ciclistas) además de reducir el uso rodado dando prioridad al peatón.

Un nuevo León

Se trata, junto con la integración del AVE, del proyecto más ambicioso para este 2018 y que dibujará un nuevo León. El nuevo Ordoño contemplará un asfalto que absorberá vibraciones, permitirá la convivencia de vehículos y ciclistas y dará prioridad al peatón, con hasta ocho jardineras verticales a forma de pérgolas.

Una de las características de la actuación pasa por reducir la diferencia de cotas entre acerados y calzada a fin de mejorar la transversalidad entre ambas, si bien se mantiene una clara diferenciación vertical que permita distinguir claramente entre ambas plataformas y modos de transporte (peatonal y rodado).

El resultado final, según las previsiones municipales, será la creación de un 'gran pasillo' central en la ciudad que según la idea inicial permite unir la estación de Renfe y su futura integración con la Catedral de León a través de este vial y la zona peatonalizada en la Calle Ancha.

Contenido Patrocinado

Fotos