La última firma de Lorenzo Población

El notario leonés Lorenzo Población pone fin a su actividad tras más de 40 años de intenso ejercicio profesional | Las próximas jubilaciones dentro de este gremio en León no llegarán hasta dentro de una década

Lorenzo Población, este martes, en el 'corazón' de su notaría. / Noelia Brandón
J.C.León

Fedatarios de actos públicos y de la verdad, actores de la legitimidad y la seguridad jurídica, además de garantes de acciones entre particulares.

Los notarios forman ese colectivo imprescindible del desarrollo de las sociedades en una tarea tan necesaria como, en ocasiones, desconocida.

Este martes Lorenzo Población ha estampado su última firma como colegiado. Su jubilación pone fin a un ciclo de renovación que también ha afectado a sus compañeros José Luis Crespo, Javier Santos y Andrés Prieto.

El próximo turno de jubilaciones no se producirá en León capital hasta dentro de una década. En su última jornada en activo Lorenzo Población ha recordado sus inicios en la actividad: «La sensación es contradictoria porque los años han sido muchos y hay cansancio, pero siempre cuando uno está bien piensa que podía seguir más y a la vez esto mismo es contradictorio porque si estás bien puedes disfrutar de la jubilación».

Desde 1974 como corredor de comercio

Yo tomé posesión de mi primera plaza como corredor de comercio, más tarde convertido en notario por decreto, en 1974 en Ciudad Real. Y desde entonces hasta hoy he trabajado ininterrumpidamente.

Se va dejando tras de sí una frenética actividad cargada momentos inolvidables y un cúmulo de experiencias ahora convertidas en consejos para quienes inicien su actividad.

«Lo único que les puedo decir es que cuiden la profesión, con seriedad e informen de derechos y obligaciones. Que sean leales a los clientes y trabajen, porque esta profesión es engañosa. La gente piensa que solo firmamos y no es así. Les pido que trabajen con dignidad y aplomo y en beneficio de los clientes».

Reconoce que ha querido su profesión con enorme pasión desde el primer día, desde los tiempos en los que era corredor colegiado de comercio en Ciudad Real.

Agradecimiento

Una pasión arropada por el agradecimiento a quienes le han acompañado en su trayectoria: «He tenido muy buenos compañeros que me han hecho querer a la profesión. El sentimiento es de verdadero cariño a la profesión. No como una profesión de mera facilidad económica. Me llevo un cariño importante a este cuerpo y profesión».

«Tengo que hacer un agradecimiento público a José Gómez García de la Plaza, José María Sánchez Llorente y Andrés Prieto Pelaz, que me ayudaron en aquellos momentos del paso de corredor a notario», afirma hoy con la sensación de que el tiempo ha avanzado demasiado rápido.

El viaje, largo e intenso, apasionante cada segundo, le deja una última reflexión: «Ha merecido la pena mucho y bien. No puedo decir nada más que eso. Me siento realizado y he ejercido esta profesión con el máximo empeño, he trabajado bastante y he recibido las satisfacciones propias que me ha entregado».

Lorenzo Población ha estampado este martes su última firma, se jubila. Es la imagen de un gremio, el de notarios, que da fe de la realidad y del inexorable paso de la vida.

Fotos