Un Síndrome de igualdad

La plaza de Botines acoge los actos centrales con motivo del Día Internacional del Síndrome de Down, que parte con el objetivo de lograr un modelo educativo inclusivo y fomentar la atención temprana de estas personas

Celebración del Día Internacional del Síndrome de Down. / César
RUBÉN FARIÑASLeón

No se trata de una fecha elegida al azar. El cromosoma 21 y su trisomía llevaron a Naciones Unidas a elegir este día como el Internacional del Síndrome de Down.

Por ello, León ha acogido los actos centrales de una jornada que trata de dar relieve a estas personas e integrar a los más pequeños como ciudadanos de pleno derecho en la sociedad.

La asociación Amidown reconoce que han cambiado «mucho y a mejor» las cosas porque hace años los niños no podían estar ni escolarizados en colegios normales. Sin embargo, sí existe un retroceso en falta de profesionales de apoyo específico dentro de las aulas para estos niños. «Esperamos que se corrija y es lo que perseguimos, la plena inclusión de estos niños y niñas», ha explicado su presidente, Jesús María Sánchez.

En este sentido, la atención temprana resulta vital para la evolución de personas con Síndrome de Down, principalmente a través de estímulos, que les ayude a aprender y expresarse mejor. En el caso de la lectura, encadenar palabras resultaría muy costoso para ellos, por eso se trabaja en asociar imágenes a palabras y aprovechar la gran potencia visual de la que disponen.

«Me siento orgulloso»

Fernando Rey ha celebrado este día en la capital leonesa. «Me siento muy orgulloso de mis alumnos con Síndrome de Down y de cómo evolucionan. Ahora son considerados ciudadanos gracias a un trabajo normalizado y el libre desarrollo de cada uno de ellos».

El consejero reconoce que las adversidades, hoy en día, todavía son enormes pero tienen claro el modelo de escuela inclusiva. «Los niños tienen que estar juntos en clase, aunque luego cada niño tenga dinámicas parcialmente diferentes».

El esfuerzo de la Consejería de Educación se manifiesta en el Plan de Atención a la Diversidad, que cuenta con una partida de 54 millones de euros, y facilitar la inserción y su desarrollo pleno.

Durante este 21 de marzo, la plaza de Botines ha celebrado una suelta de globos y se ha instalado un mural donde se han dejado diferentes experiencias vividas con estas personas.

León se ha querido sumar así a un día que quiere dejar claro que un cromosoma extra no puede evitar que todos tengamos las mismas oportunidades.

Contenido Patrocinado

Fotos