La traza ferroviaria de Feve está «casi finalizada» y se pondrá en valor el entorno de la estación de Matallana

Obras de integración de Feve. / Noelia Brandón

El alcalde de León mantiene una reunión con el ministro de Fomento, como hace «cada 15 días» para mantener el control en las obras de integración, que en el caso del AVE avanzan «a buen ritmo» para acabar en 2019

RUBÉN FARIÑASLeón

Lo advirtió el alcalde hace unos meses, «la ciudad se moverá a ritmo de obra» y, de momento, los plazos parecen cumplirse.

Silván ha mantenido una reunión con el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, donde han abordado el avance de las principales infraestructuras que espera León.

«Agradezco al ministro la sensibilidad permanente con León», ha remarcado el primer edil, que reconoce conversaciones con el máximo responsable de la cartera de Fomento «cada 15 días» para mantener el seguimiento a la integración del ferrocarril en la ciudad de León, «que va a buen ritmo», y la de Feve «que va a muy buen ritmo».

Según ha recordado el alcalde, la integración del AVE, en su integridad, finalizará a primeros de 2019 y la de Feve entre finales de este año y principios del próximo.

Un instante de la reunión mantenida entre el alcalde de León, Antonio Silván, el concejal de Hacienda, Agustín Rajoy, y el ministro de Fomento, De la Serna, en el Ministerio de Fomento.
Un instante de la reunión mantenida entre el alcalde de León, Antonio Silván, el concejal de Hacienda, Agustín Rajoy, y el ministro de Fomento, De la Serna, en el Ministerio de Fomento. / Ayuntamiento de Leon

Objetivo: el entorno de Matallana

De hecho, la traza ferroviaria de la vía estrecha está «prácticamente finalizada», aunque desde el Ayuntamiento de León se muestran más ambiciosos. «Queremos poner en valor el entorno de la Estación de Matallana y trabajamos para definir ese espacio que tiene que ganarse para la ciudad».

Por ello, han trasladado al Ministerio esta «necesidad», la cual requiere «proyectos, conversaciones y ejecución» que están formalizando y terminando «para que se pueda ver todo en su conjunto».

Los plazos y el ritmo de las dos grandes obras quieren demostrar que la ciudad está viva, que se mueve a ritmo de excavadora y que en poco más de 12 meses León habrá dado un giro radical a su fisionomía.

Contenido Patrocinado

Fotos