Tres años después de su 'quiebra' Antibióticos alcanza los 210 empleados y suma contratos por 150 millones

Imagen de la planta de Antibióticos en León.

Black Toro capital ha logrado reflotar la empresa con un programa de inversiones por 34 millones, vuelve a generar riqueza y la hoja de ruta marca una nueva venta cuando se encuentre en su mejor momento

J.C.León

Black Toro Capital, el fondo de inversión que ha logrado reflotar la emblemática Antibióticos, mantiene su hoja de ruta invariable. En el medio plazo realizará una nueva venta y será cuando la planta se encuentre en su momento óptimo y sea factible recuperar la inversión y un suculento beneficio.

Ése objetivo, nunca ocultado sino todo lo contrario, lleva aparejado sin embargo enormes beneficios para la parte laboral y empresarial. Black Toro sumaba en su plan inversor un total de 35 millones de euros para reflotar la empresa y los trabajadores no ocultan su alto nivel de satisfacción: «Las inversiones son notables, nunca se había visto algo así en décadas. Desde luego todo lo que la empresa comprometió lo ha cumplido con creces».

Para los representantes de UGT-FICA la lección de Black Toro es haber cumplido con hechos. Fue el pasado lunes cuando Antibióticos cumplió tres años desde su renacimiento, desde el momento en el que se logró poner fin a su 'quiebra' para iniciar un nuevo plan de inversión de la mano de este fondo de inversión.

210 empleados

«Esta semana se han cumplido tres años desde que Black Toro Capital se hiciese con las riendas de Antibióticos, empezamos 170 empleados, a día de hoy superamos los los 210, estamos viendo como se están llevando a cabo inversiones históricas en la fabrica», ha asegurado José Ronda.

Ronda ha insistido en que la lucha mantenida entonces por su sindicado apostando por esta opción de compra y no por otras se ha visto refrendada ahora con el alto nivel de cumplimiento: «Lo que se ha visto pone de manifiesto una vez más que UGT-Antibióticos apostó por quien realmente podía poner esta fabrica en condiciones de volver a ser competitiva».

La vertiente laboral no solo ha destacado la inversión, la recuperación del empleo por encima de los dos centenares y la calidad del mismo, sino la recuperación de «la juventud» y la «ilusión» en una plantilla que de nuevo será la clave productiva.

«La media de edad de los trabajadores que quedaron en su día era alta y ahora se incorpora gente joven, entre 25 y 35 años. Eso le da valor a la empresa», se ha advertido desde la parte laboral.

Los últimos cambios

El avance de Antibióticos no ofrece dudas. Lo hace en todos los frentes e incluso la vertiente empresarial sigue ampliándose en todas las áreas. Recientemente la empresa dejó atrás su 'viejo' nombre y cambió a 'ADL Biopharma'.

Sobre la mesa la fermentación biofarmacéutica con una planta que cuenta ya con una capacidad productiva total de 2.400 metros cúbicos de fermentación, la mayor de España y una de las tres mayores de Europa.

Hoy, según recordaba la empresa en un comunicado recientemente, ADL Biopharma (Antibióticos) mantiene como líneas activas la fabricación de principios activos (API's) derivados de la penicilina y la industrialización de proyectos biotecnológicos a través de procesos de fermentación.

146 millones de euros

En este último campo, el de la fermentación, se ha cerrado ya un contrato de pedidos por valor de 146 millones de euros con una vigencia de seis años en el que se desarrollará la producción industrial de productos biofarmacéuticos con una fuerte base científica

El millonario contrato lleva a Antibióticos (ADL Biopharma) a la punta de lanza del sector y le relanza al primer plano del tejido empresarial local.

«Antibióticos aún no es lo que era, pero se llegará a serlo. La empresa avanza de forma positiva y con buenas opciones de futuro. Somos optimistas», concluye José Ronda.

Temas

León, Paro

Contenido Patrocinado

Fotos