Trabajando por la inclusión con un cromosoma extra

Laura, Víctor y Gema, tres muestras de superación e inclusión social.

Los usuarios de Amidown León comparten la experiencia de su día a día en el trabajo con leonoticias en el día Mundial del Síndrome de Down

I. SANTOSLeón

Un cromosoma extra y múltiples cualidades y capacidades. Así son los protagonistas del 21 de marzo, día mundial del Síndrome de Down. Una patología de la que cada día se conoce más y gracias a la lucha de las Asociaciones se va normalizando todos los aspectos de su vida, así como la integración laboral.

Uno de los pilares de Amidown León es la formación y la integración laboral. Un grupo de trabajo por el que se busca ofrecer atención a las personas con Síndrome de Down y darles la oportunidad de demostrar al mundo que pueden hacer todo lo que se proponen.

«Me levanto, me arreglo, vengo y hago las tareas, lo que me mande mi compañera», explica Laura Díaz Rodríguez a leonoticias minutos antes de acabar su jornada laboral. La joven comparte con el medio la ilusión con la que cada día llega a su puesto de trabajo y como poco a poco se ha ganada a todos los usuarios que pasan por el CEAR de Mariano Andrés. «La relación es buena, ahora ya me conocen todos y las cosas que ellos necesitan yo voy y las hago», recuerda Laura.

Una oportunidad única

En León son 12 los usuarios de Amidown que actualmente trabajan en diferentes puestos, pero todos coinciden en que, a pesar de los miedos del primer día, lo importante es dar un paso al frente. «El primer día, 26 de junio de este año pasado, estuve un poco nervioso el primer día, ahora están pasando los meses y me siento bastante bien», confiesa Víctor Manuel Pérez, tras finalizar su turno en el Burger King de León.

La misma opinión comparte con Rubén Solera, que trabaja en el centro del Ayuntamiento de Padre Isla como conserje y aconseja así a quienes todavía no se atreven a dar el paso: «Yo les diría que no pasa nada, que es importante encontrar empleo y que den ese paso, que entren sin miedo y que lo tienen que superar para seguir adelante».

Los primeros días tampoco fueron sencillos para Laura, pero su consejo después de 12 años trabajando puede ser muy útil para quienes se lo estén pensando. «Al principio es todo normal que tengan nervios, pero con el paso del tiempo vas soltándote, haciendo buenas amistades», asegura esta leonesa.

Los trabajos que desempeñan son diferentes en cada caso, pero la ilusión de sus tareas sigue emocionándoles después de años de trabajo.

Días completos y varias actividades

Pero su día a día está lleno de actividades. Algunos compaginan el trabajo con clases de Kárate, otros con las tareas con las que colaboran en casa y todos ellos se ven en varias ocasiones a lo largo de la semana en los talleres que se organizan desde Amidown.

Mónica es la encargada de impartir clases de habilidades sociolaborales y Marta se ocupa de impartir los talleres de habilidades académicas para que no olviden lo aprendido mientas siguen adquiriendo conocimientos.

«El martes cuando salga de trabajar voy a clase en Amidown», comienza a explicar Gema María Olea cuando finaliza su jornada en McDonalds, «hablamos con los compañeros de empleo y aprendemos muchas cosas, hacemos actividades con Mónica y Marta, estoy contenta y orgullosa».

Un día en el que los chicos de Sindrome de Down León quiere alzar su voz y gritarle al mundo que también pueden integrarse y aportar mucho a esta sociedad.

Víctor, Gema y Laura, en sus trabajos. / leonoticias

Contenido Patrocinado

Fotos