Un total de 31 niños de entre 10 y 16 años está a la espera de encontrar una familia de acogida en León

Voluntaria de Cruz Roja./
Voluntaria de Cruz Roja.

Cruz Roja desarrolla una campaña de acogimiento familiar que cuenta con 60 familias dispuestas a ofrecer a un menor un ambiente familiar estable

LEONOTICIAS

Un total de 31 niños con edades comprendidas entre diez y 16 años, y tres grupos de hermanos de entre siete y diez años, permanecen en León a la espera de encontrar una familia de acogida. Por ello, Cruz Roja Española en León está desarrollando una campaña de acogimiento familiar que pretende favorecer que los menores que se encuentran separados de sus progenitores puedan crecer en un ambiente familiar estable durante un tiempo determinado.

Actualmente, el programa cuenta con 77 niños en acogimiento familiar, mientras que son 60 las familias con acogimiento o que se encuentran disponibles, es decir, que tienen algún menor en acogida o están a la espera dado que el perfil de los niños que desean acoger es de otra edad. La separación de estos menores de sus progenitores viene determinada por diferentes situaciones en los adultos, que van desde incumplimiento, la imposibilidad e inadecuación de las responsabilidades de crianza, educación y cuidado que tienen encomendadas.

Lo que se pretende con este programa es dar cumplimiento al derecho de todos los niños a vivir y crecer en una familia, teniendo como horizonte el retorno con su familia de origen cuando sea posible. La Junta de Castilla y León, como entidad competente en materia de protección a la infancia, desarrolla y coordina el programa de acogimiento familiar, y desde el principio, consideró necesaria la participación y colaboración de otras entidades con una fuerte implantación y sensibilidad ante problemáticas sociales, especialmente para la captación de familias.

Las familias de acogida en un acto solidario, ofrecen su hogar a niños y niñas bajo una medida de protección, los cuidan y ejercen una parentalidad social por un tiempo determinado, como alternativa a la acogida en un centro o recurso residencial. Las personas candidatas deberán pasar por un proceso de formación y valoración, donde la familia pueda reflexionar sobre esta decisión hasta llegar a constituirse como familia acogedora. Los criterios que utilizan las administraciones públicas para determinar la capacidad de constituirse en familia de acogida están basados en la motivación y la estabilidad personal, económica y social de las personas que se ofrecen para esta tarea, además de que se tiene especialmente en cuenta su capacidad educativa y relacional.

Fotos