La tierra que siempre va tarde

Los colectivos leonesistas celebran de nuevo en Botines las doce campanadas con las que reivindicar un futuro de progreso para la región

Un momento de las campanadas leonesistas. / Sandra Santos
NACHO BARRIO León

Las campanadas leonesistas siempre van tarde, acorde a una tierra que tampoco llega pronto cuando toca. Así es desde hace un tiempo, desde que los colectivos leonesistas decidieron mostrar el atraso de la región leonesa comiendo las uvas en el primer sábado del año. Pero tal fue el retraso en 2018, que ni siquiera hubo uvas. Hubo que beber champán, quien sabe si para olvidar.

Sea como fuere, el leonesismo viene mostrando una tendencia que también estuvo presente en las campanadas leonesistas. «Yo soy muy optimista entre comillas, hay que dejar el victimismo a un lado y tratar de que se nos respete», comentaba Félix Pérez 'Cheva', histórico del movimiento.

Así, y con el escenario instalado en Botines entre música tradicional y banderas de la región, los leonesistas fueron relatando reivindicaciones a golpe de cencerro, hasta llegar a doce. Infraestructuras, cuidado del patrimonio, generación de trabajo... lo necesario para que León sea una tierra en la que quedarse. Las diferentes asociaciones y agrupaciones leonesistas como UPL, Juventud Leonesista, Esllabón Lleonesista o León Constituyente invitaron a brindar por una región mejor, en un 2018 preelectoral en el que volver a reclamar.

El champán y el vino no faltaron en esta celebración, que aunque llega una semana tarde va al ritmo de una tierra que mira la hora en un reloj sin cuerda.

Temas

Upl

Contenido Patrocinado

Fotos