El test del cáncer de colon sigue sin calar: sólo el 38% de los leoneses mayores de 50 años se someten a la prueba

Es muy importante para la detección precoz./Gráfico
Es muy importante para la detección precoz.

El cribado es la mejor herramienta para combatir un tumor que en fases iniciales no se manifiesta

S. CALLEJA/ ICAL

El programa de detección precoz del cáncer colon sigue sin calar entre la población de Castilla y León y todo pese a tratarse de una prueba sencilla, muy eficaz, que durante años han reclamado las sociedades científicas como la mejor herramienta para diagnosticar la enfermedad de manera temprana antes de que la persona haya notado algún síntoma. Es más, los pacientes de varias autonomías están en pie de guerra porque en estos territorios el grado de implantación está por debajo del 20% de la población de riesgo, caso de Andalucía, Extremadura y Madrid, y sólo la mitad de la población nacional está cubierta, según el último informe sobre la incidencia y mortalidad de esta dolencia elaborado por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Actividades

Este sábado, 31 de marzo, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Colon, una fecha que desde la Consejería de Sanidad aprovechan para animar la población diana, aquellos que tienen entre 50 y 69 años, a realizarse el test, que es la medida más eficaz para prevenir este cáncer con una incidencia en Castilla y León de 116 casos por cada 100.000 habitantes y con una tasa de mortalidad de 35 casos en esta horquilla de edad.

El cáncer de colon es uno de los más frecuentes entre hombres y mujeres a partir de los 50 años. Suele manifestarse como un pólipo -tumores por lo general benignos- que con el paso del tiempo puede convertirse en un cáncer. Las personas que tienen pólipos o cáncer colorrectar no suelen presentar síntomas, en especial en las fases iniciales, de ahí la importancia de participar en las pruebas de diagnóstico precoz, cuyo objetivo es encontrar estos pólipos para que puedan ser extirpados antes de su transformación en cáncer y, si ya existe, localizar el tumor en sus fases iniciales, cuando el tratamiento es más efectivo.

En qué consiste la prueba

Los pólipos y los cánceres colorrectales suelen producir sangrado. Por ello, la prueba se centra en analizar la presencia de mínimas cantidades de sangre oculta en las heces. Si el resultado es negativo, Sacyl repetirá la prueba en dos años; en caso de que fuera positivo -no implica que la persona tenga cáncer-, sería preciso realizar una exploración del interior del colon y el recto, por medio de una colonoscopia. En este caso, si el profesional encontrara algún pólipo lo podría extirpar en el transcurso de la prueba, y si detectara un tumor, completaría el estudio para tratar al paciente.

Baja respuesta

En el último año, Sacyl invitó a participar en el programa a 378.173 personas, de los que respondieron 139.135, es decir, sólo el 36,79%. Soria, con los ratios más elevados, se quedó en un 39,29%. Las cifras más bajas de participación se registraron en la provincia de Segovia, con un 32,79%de la población diana. En Ávila el dato se cerró con un 34,78% de la población en riesgo; mientras que en Burgos se elevó al 37,41%; en León, al 38,06%; en Palencia, al 35,01; en Salamanca, al 36,57; mientras que en Valladolid se situó en el 37,18; y en Zamora, en el 36,98%.

En concreto, en 2017 se detectaron 7.151 pruebas positivas, el 6,87% del total, según los resultados provisionales, de las que 618 fueron caso de adenomas de alto riesgo y 253, de cáncer invasivo. Lo cierto es que pese a su incidencia, si se diagnostica a tiempo, es uno de los de mayor curación, en un 90% de los casos.

«A pesar de que cada vez se diagnostican más casos de cáncer colorrectal, estamos consiguiendo que se estabilice su mortalidad, gracias a que, de una parte, disponemos cada vez de mejores tratamientos, y de otra, de pruebas diagnósticas muy eficaces, como el test de sangre en heces y la colonoscopia, así como de programas de cribado poblacional que nos permiten detectar estos casos a tiempo«, explica el presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), Fernando Carballo, en un comunicado lanzado con motivo del día internacional, que insiste en que el cribado poblacional «sigue siendo el método más eficaz para la detección precoz de este cáncer para disminuir tanto su incidencia como su mortalidad».

Estilos de vida saludables

Los expertos inciden en que la prevención del cáncer de colon se basa en la adopción de hábitos dietéticos saludables, esto es, seguir una dieta baja en grasa, rica en verduras, frutas, calcio y vitamina D, en reducir las carnes rojas, y en llevar un estilo de vida también saludable, es decir evitar el sobrepeso, fumar, hacer ejercicio y moderar la ingesta de alcohol. «La prevención activa, acudiendo a los programas de cribado de cáncer de colon a los que se es convocado, también debe formar parte de los hábitos de salud», remarca el doctor Carballo.

Los especialistas señalan que es importante prestar atención al colon y consultar al médico ante un cambio de ritmo intestinal, sensación de evacuación intestinal incompleta, pérdida de peso inexplicable o sangre en las heces.

Contenido Patrocinado

Fotos