La subdelegada del Gobierno en León lamenta su «salida abrupta» pero se va «muy contenta» con su trabajo

La subdelegada del Gobierno en León, de rojo, en uno de sus últimos actos en el cargo.

Teresa Mata sabía que su cargo era «temporal y coyuntural» y volverá a «disfrutar de su trabajo» como catedrática en la Universidad de León tras tres años de «auténtico regalo»

RUBÉN FARIÑASLeón

Emocionada pero contenta con el balance de los últimos tres años. La subdelegada del Gobierno en León será uno de los cargos que deberá abandonar su puesto tras la moción de censura.

Teresa Mata no ha querido valorar la situación política que atraviesa España, aunque ha reconocido sentirse «muy orgullosa» de haber sido nombrada por el Partido Popular.

En uno de sus últimos actos públicos ha señalado que ser subdelegada de la provincia ha sido «un regalo» y en el ejercicio de sus funciones ha tratado de cumplir con lo que prometió: «el servicio a la provincia y a los leoneses».

Los retos de Sánchez

Por casualidad, o no, uno de los adornos florales que acostumbra a vestir Mata Sierra era este sábado de color negro. «Igual choca lo que digo, pero estoy muy contenta con mi balance», ha asegurado, aunque se despide de su puesto «con la tristeza de que me hubiera gustado que la salida hubiera sido menos abrupta».

A pesar de todo ello entiende que esto es la democracia, las reglas las conocen todos, y sabía que el cargo que ejercía era «temporal y coyuntural».

La subdelegada desea ahora «suerte y acierto» a su sucesor, con el que espera tener un traspaso «normalizado cuando sea el momento» y le trasladará su opinión sincera de lo que necesita la provincia.

«La Subdelegación tiene que ser un órgano presente en la vida de la provincia, pueblos y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado».

Sin adelantar los plazos, primero le tocará el turno a la delegada del Gobierno en Castilla y León, Teresa Mata volverá a su «casa» y a disfrutar de su trabajo como catedrática de la Universidad de León.

Contenido Patrocinado

Fotos