Stele cree que en la Ebau no se han respetado los estándares de evaluación

Imagen de un estudiante realizando la prueba./
Imagen de un estudiante realizando la prueba.

El sindicato denuncia una serie de «chapuzas que perjudican a toda una generación» de alumnos

LEONOTICIASLeón

El Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Enseñanza de León (Stele) considera que en los exámenes de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad, Ebau, celebrados del 13 al 15 de junio en Castilla y León, «no se han respetado los estándares de evaluación reflejados en la normativa vigente, mientras que al profesorado de bachillerato se nos ha estado exigiendo su estricto cumplimiento, como no puede ser de otra manera», señalan en un comunicado en el que matizan que han detectado que esa situación se ha dado «en la mayoría de las áreas».

Así, detallan que no se ha mantenido el formato de preguntas que se había acordado en las reuniones de coordinación previas entre los representantes de las universidades y los del profesorado de enseñanza no universitaria, por lo menos en algún área. En León, el alumnado tuvo acceso a sus notas con anterioridad a ser publicadas oficialmente el día 22 de junio, dando lugar a suspicacias e informaciones asimétricas y la obligatoriedad de matriculación de dos materias adicionales de forma voluntaria, para poder subir su media ha implicado que la nota de la segunda haya sido muy baja.

Denuncia de chapuzas

Comprobados los resultados, explican, constatan que en alguna materia el nivel de aprobados y las notas en general han sido muy bajas para una convocatoria de junio, lo que representa un serio inconveniente para acceder a facultades en las que hay una nota de corte muy alta, además de salir peor parados que otras comunidades vecinas.

A todo esto añaden que el proceso de preparación e información de esta prueba en la comunidad ha sido un cúmulo de despropósitos por varias razones: la tardanza con la que se han convocado las Comisiones de Armonización de cada materia y en la especificación de los estándares, la continua modificación de las instrucciones dadas, la modificación de los porcentajes de los bloques de contenidos, la publicación de presentaciones en la web de la Consejería que contradecían la normativa publicada y de exámenes que después se han tenido que retirar, la falta de información sobre en qué situación queda el alumnado repetidor o que la materia de modalidad elegida para la fase general de la Ebau pueda ponderar o no a la hora de acceder a la Universidad.

Afirman que hay un largo etcétera de «chapuzas» en torno a una prueba fundamental para los alumnos que pretenden acceder a la Universidad, hecho que -recalcan- «perjudica a toda una generación, que los pone en situación de desventaja respecto al alumnado de otros territorios en los que el proceso se ha llevado a cabo de manera más coherente; todo por un afán desmedido de implantar una Ley, de manera precipitada, en contra de toda la comunidad educativa y cuyos mayores perjudicados son nuestros alumnos, que se están jugando el futuro».

Fotos