Silván: «La regla del 30-30-30 favoreció el avance del fuego»

Antonio Silván sigue de cerca las labores de extinción del incendio.

El alcalde de León sigue de cerca las labores de extinción y destaca que la coordinación entre las diferentes administraciones ha evitado daños personales

A.C.

El alcalde de León, Antonio Silván, se ha traslado hasta las inmediaciones del fuego que este martes ha puesto en jaque el norte de la capital para seguir de cerca las labores de extinción e interesarse por el estado de los vecinos de las viviendas más próximas a las llamas.

En especial por los usuarios de la residencia Claretianos que tuvieron que ser evacuados ante el avance del fuego en la N-630 dirección Asturias. “La decisión fue por mera prevención dado que incluso tres de los usuarios no fueron trasladados”, señaló Silván, que ya se ha puesto en contacto con el obispo de León.

En el lugar del incendio, el alcalde ha mostrado su máximo agradecimiento al cerca del centenar de efectivos que han participado en el incendio que hora y media después de declararse ya estaba controlado.

Gracias, ha remarcado Silván, a la perfecta coordinación entre Bomberos, Policía Local y Nacional, Guardia Civil y Junta de Castilla y León que han hecho frente a un fuego cuyas causas ahora mismo están siendo investigadas pero que todo a punto a que pudo ser provocado.

En este sentido, el alcalde aseguró que la propagación de las llamas se vio muy favorecida por la conocida regla del 30-30-30, es decir, cuando coinciden 30 grados de temperatura, menos del 30% de la humedad y rachas de viento de más de 30 kilómetros por hora.

“Creo que hay que destacar la absoluta coordinación y colaboración entre las administraciones y destacar la profesionalidad de todos los efectivos que han hecho posible que hoy no se lamenten ningún daño personal”, señaló Silván, que avanzó que la Policía ya ha abierto una investigación para esclarecer el origen de este incendio.

Fotos