El sector de la discapacidad 'rompe' el silencio ante el «desprecio» de la patronal y preparan una primavera caliente

El sector anuncia una campaña de movilizaciones. / I. Santos

Los trabajadores exigen desbloquear la negociación del nuevo convenio para poner fin a años de pérdidas de derechos laborales y la precarización de un sector con suelos de 800 euros

A. CUBILLASLeón

Frente al «desprecio» de la patronal, la lucha laboral como respuesta. El sector de la discapacidad de León ha dado un golpe encima de la mesa para exigir el desbloqueo tras más de un año de negociaciones del nuevo convenio que ponga fin a seis años de pérdidas de derechos laborales y económicos.

Y por ello, han lanzado un «basta ya» ante lo que han calificado de una actitud de «ninguneo e irresponsabilidad» por parte de «una patronal que muestra una actitud inmóvil» ante la precarización de los 26.000 profesionales que emplea el sector en Castilla y León, 220.000 en el conjunto del país.

Así lo han denunciado este jueves los responsables del sector de UGT y CCOO que ha advertido de la «gran precarización» del sector, con «numerosos recortes» que repercuten directamente en la calidad del servicio. «Vivimos sujetos a un convenio de mínimos, nefasto, donde los trabajadores asumen los costes de la crisis económica».

Reivindicaciones

De ahí la necesidad de negociar un nuevo convenio que recoja un incremento salarial por encima del IPC, frente a salarios por debajo del mínimo interprofesional, con retribuciones que apenas alcanzan los 800 euros.

Asimismo, debe contemplar una jornada con descansos adecuados y que permita la conciliación, el reconocimiento de la antigüedad laboral, la equiparación de las categorías con las funciones desempeñadas y que las bolsas de horas o la irregularidad de la jornada no suponga un abuso frente a la jornada laboral

Un convenio que además afecta a los trabajadores con discapacidad que trabajan en los centros de empleo y especiales convertidos, según han denunciado, en «caladeros de mano de obra muy barata». De ahí la necesidad de impulsar una mayor protección que garantice favorecer la incorporación al mercado laboral de estos trabajadores.

Reivindicaciones que, según han advertido desde la parte social, son «sencillas, justas y asumibles» frente al «ninguneo de la patronal que se ha instaurado en el no es no». Mínimos frente a los que no cabe negociación posible y que su negativa tendrá como respuesta una «primavera caliente» en la calle.

A la espera de una respuesta de la patronal, UGT y CCOO han lanzado un llamamiento a los trabajadores, familiares y toda la sociedad leonesa a salir a la calle y visibilizar el «músculo» silenciado hasta ahora del sector de la discapacidad.

Contenido Patrocinado

Fotos