Sanidad retoma la vacunación contra la tosferina a los seis años y pide revisar las cartillas por brotes de sarampión de Europa

Sanidad retoma la vacunación contra la tosferina a los seis años y pide revisar las cartillas por brotes de sarampión de EuropaGráfico

La inmunización de las embarazadas reduce en un año de 42 a cuatro los casos registrados en bebés

ICAL

La Consejería de Sanidad ha ordenado a los centros de salud que retomen la vacunación contra la tosferina entre los niños de seis años y 'repesquen' a los nacidos a partir de enero de 2010 que no pudieron recibir la dosis de recuerdo ni en 2016 ni en lo que va de este 2017, por el cambio de política vacunal que implicó comenzar a vacunar a las mujeres embarazadas para evitar casos en bebés menores de tres meses y suspender la administración de la vacuna de recuerdo a los seis años. La decisión no fue exclusiva de Castilla y León y estuvo motiva por problemas de abastecimiento por parte de los laboratorios que fabrican esta vacuna, la dTpa, que protege también contra el tétanos y la difteria, y que es la que se pone a los dos grupos.

Una vez que los laboratorios ya garantizan el suministro para mantener la vacunación entre las embarazadas y los niños de seis años y para recaptar al grupo que se quedó sin su dosis, el director general de Salud Pública, Agustín Álvarez Nogal, ha firmado una instrucción en la que se pide a los enfermeros de Pediatría de Atención Primaria que vacunen con normalidad a los menores que acudan a las consultas.

En estos momentos quedan pendientes de vacunar unos 17.000 niños nacidos en 2010, un 79,5 por ciento, y otros 9.160 que nacieron en 2011, algo menos de la mitad. Para ello, Sanidad trabaja ya en una campaña de recaptación activa, a través de los colegios, con el fin de llegar a todos los niños. Para ello, los centros recibirán a lo largo de noviembre, a más tardar a principios de diciembre, cartas informativas para que las entreguen a los padres en las que se les insta a solicitar cita en el centro de salud para vacunar a su hijo.

De este modo, explicaron a Ical desde Salud Pública, se garantiza llegar a toda la población, ya que a esta edad la escolarización es obligatoria y se evitan los errores que se producen en carteos para otro tipo de captaciones, ya que siempre existen devoluciones postales. Desde el puno de vista logístico, es más efectivo, directo y evita dejar población descubierta. Garantiza que todos los niños reciban la información.

Brotes de sarampión

A través de esta carta, la Consejería de Sanidad también solicitará a los padres que revisen la cartilla de vacunación de sus hijos, en especial para ver si han recibido la vacuna triple vírica, ya que se están registrando brotes de sarampión en algunos países de Europa. Aunque las coberturas en estos momentos en Castilla y León y en España son elevadas, desde Sanidad quieren incidir para evitar que estos brotes se produzcan.

En caso contrario, les invitarán a acudir con su hijo al centro de salud. El calendario actual pauta esta vacunación a los 12 meses y a los tres años, momento en el que también se inmuniza a los menores frente a la rubéola y la parotiditis.

Éxito entre embarazadas

La decisión de interrumpir la vacunación de recuerdo a los seis años de forma temporal ante la falta de vacunas para proteger a las embarazadas ha sido «un éxito» en Castilla y León, explicaron a Ical desde Sanidad. Las cifras arrojan tasas de cobertura del 86,4 por ciento, unos niveles «elevadísimos» para una población adulta. De hecho, en las campañas de vacunación de la gripe, las tasas se sitúan entre un 61 y un 64 por ciento y se consideran altas.

En concreto, en 2016, se logró proteger a 13.705 niños a través de la vacunación adecuada de sus madres. Hubo 119 que se vacunaron, pero tarde, por lo que no transcurrieron los 15 días necesarios entre la vacunación y el parto para que los anticuerpos pasaran al feto. Esto ocurrió entre niños prematuros, por lo que se recomienda a las madres que se vacunen entre la semana 28 y la 32 de gestación.

Desde Sanidad atribuyen estas tasas a la implicación de los profesionales que atienden a las embarazadas, en especial a las matronas, lo que ha provocado que se pasara de 42 casos de tosferina registrados en menores de tres meses en 2015, a sólo cuatro casos en 2016.

Además, recuerdan que la vacuna contra la tosferina para embarazadas es inactivada, por tanto no puede producir infección ni en la madre ni en el feto; es segura y puede administrase al mismo tiempo que la gammaglobulina anti D (RH) y que la vacuna frente a la gripe, también muy recomendable para evitar complicaciones sanitarias durante la gestación.

La tosferina puede dejar secuelas o incluso llegar a ser mortal en los bebés, mientras que por lo general cursa con carácter leve en los adultos. En España, esta patología está en progresivo aumento en incidencia, hospitalización y mortalidad desde 2010, y suele registrarse una epidemia cíclica cada cuatro o cinco años. De hecho se han descrito cuatro ondas en los últimos 15.

Mantener la protección

Los niños alcanzan la protección frente a la tosferina con las tres primeras dosis que en Castilla y León se administran a los bebés a los 2, 4 y 11 meses, según fija el último calendario infantil de vacunaciones. Las reciben a través de la vacuna combinada hexavalente, que también incluye protección contra la hepatitis B, la polio y frente a la bacteria haemophilus Influenzae tipo B.

No obstante, para mantener en el tiempo esta protección son necesarias las dosis de recuerdo establecidas a los seis y a los 14 años, teniendo en cuenta que la tosferina es una enfermedad que puede ser grave y precisar hospitalización.

Temas

Vacunas

Fotos