Sacyl estrena una técnica que aumenta un 30% el diagnóstico de cánceres de próstata

Proceso de biopsia prostática por fusión.
Proceso de biopsia prostática por fusión.

El Hospital Universitario Río Hortega estrena una técnica que mejora el diagnóstico del cáncer de próstata, impulsada por los Servicios de Urología y de Radiodiagnóstico

S. CALLEJAVALLADOLID

La Gerencia Regional de Salud acaba de estrenar una técnica, la biopsia prostática por fusión, que mejora de forma sustancial el diagnóstico del cáncer de próstata, el segundo con mayor incidencia entre la población masculina y cuya prevalencia crece año a año. Se trata de un cáncer cuya incidencia incrementa con la edad; de hecho, el 90 por ciento de los casos se diagnostica en personas mayores de 65 años, y por los avances en detección.

Esta nueva técnica que en Castilla y León lidera el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid nace de la alianza de los servicios de Urología y de Radiodiagnóstico del centro asistencial y supone un paso de gigante en detección: la experiencia científica arroja que con este sistema de biopsia se detecta un 30 por ciento más de cánceres prostáticos de riesgo y un 20 por ciento menos de bajo riesgo. Además, reduce el dolor, las molestias para el paciente y las complicaciones, ya que la biopsia se realiza por vía transperineal, es decir, no se punciona a través del recto, según explican a Ical los jefes del Servicio de Urología y de Radiodiagnóstico, José Amón Sesmero y Gabriel Fernández Pérez, en cada caso.

En la actualidad, el 90 por ciento de los diagnósticos se hace cuando todavía el tumor está confinado dentro de la próstata y, por tanto, es potencialmente curable, gracias a la prueba PSA (antígeno específico para la próstata determinado mediante análisis de sangre). Si bien, las biopsias se hacen "un poco a ciegas", ya que aunque se usa la ecografía transrectal, no es una biopsia guiada por la imagen como ocurre con otros tumores. “Esto implica que tengamos que extraer muestras de toda la próstata de forma sistemática por lo que realizamos habitualmente doce punciones mediante aguja a través del recto”, debido a falsos negativos, indican los doctores.

Por estos motivos fue tan importante la resonancia magnética multiparamétrica, porque con ella se pueden identificar áreas con alta sospecha de cáncer en la próstata y mejorar la detección de los cánceres de riesgo, pero se trata de un procedimiento “largo y engorroso”. Frente a ello, la nueva técnica fusiona la imagen de la resonancia con la que proporciona el ecógrafo transrectal (mediante un software diseñado para tal fin) para guiar la aguja de punción al área que de verdad interesa.

Indicaciones

Un alto porcentaje de pacientes a los que se les diagnostica un cáncer de importancia clínica en la cuarta o quinta biopsia convencional tiene que ser sometido a una nueva biopsia, cuando en realidad no tiene el tumor pero sus análisis arrojan datos de elevación progresiva del PSA, por ejemplo, por procesos inflamatorios.

“Hemos empezado a utilizar la resonancia magnética multiparamétrica en pacientes que tienen una biopsia de próstata convencional previa con resultado negativo para cáncer en los que el PSA sigue aumentando, lo que es un dato preocupante. La información que nos proporciona el radiólogo acerca de las imágenes que proporciona la resonancia es fundamental para decidir si merece la pena repetir la biopsia, y en caso de que lo sea, realizamos la “biopsia por fusión”. De este modo, evitamos biopsias innecesarias, y por otro lado, cuando es necesario repetir la biopsia lo hacemos con mayor precisión”, concluyen.

Fotos