Recuerdo a los ausentes

Miles de leoneses acuden al Cementerio de San Froilán para honrar la memoria de sus seres queridos en una jornada en la que se hicieron notar los primeros fríos del otoño

El Cementerio de León, un ir y venir continuo. / Sandra Santos
SANDRA SANTOS León

Los primeros fríos del invierno ya forman parte del paisaje leonés y han acompañado un año más en la visita obligada al Cementerio de León. El día de Todos los Santos los leoneses volvieron a cumplir con la tradición y los sentimientos, en una jornada para recordar a los que ya no están pero dejaron un vacío difícil de llenar.

Apunte

Un continuo ir y venir de coches, especialmente intenso según se acercaba el reloj al mediodía, llenó el camposanto leonés de personas en un ritual tan repetido como necesario. Las flores se acumulaban sobre las lápidas y se sujetaban en los nichos, en la forma tradicional de arropar a los seres queridos, de recordarles y pensar que aún siguen presentes.

Claveles, crisantemos, margaritas y demás variedades florales honraron la memoria de los que ya no están en cada rincón del cementerio.

El primero de noviembre sirve para tener más presente que formaron parte de la vida, para que la oración, o un simple recuerdo, conecten con los seres queridos. Esos que ya descansan, los que no sufren los vaivenes del día a día y los que este miércoles se rememoran con motivo del Día de Todos los Santos.

Temas

León

Fotos