UPL reclama a la Junta «que luche por la misma exigencia académica para toda España»

Luis Mariano Santos, junto a De Santiago-Juárez./
Luis Mariano Santos, junto a De Santiago-Juárez.

Luis Mariano Santos, secretario general del partido, considera que la Ebau perjudica a los leoneses en la elección de las Universidades

ICAL

El procurador de UPL en las Cortes, Luis Mariano Santos, reclama al consejero de Educación, Fernando Rey «que abandone su postura conformista, se dirija al Gobierno y luche para que, de una vez por todas, se establezca la misma exigencia académica para los alumnos de toda España», en relación a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) que a juicio de la formación perjudica a los leoneses en la elección de instituciones académicas.

«Por encima del rendimiento académico, al que no queremos renunciar, está el mandato de igualdad. Nos parece de justicia que se aparquen cuestiones partidistas y seamos capaces de dotar a nuestra educación de un Pacto de Estado con mayúsculas que evite que las oportunidades educativas sean mejores dependiendo del territorio», reclamó.

Tras las últimas declaraciones del consejero de Educación en las que afirmó que «algunas comunidades hacen algún tipo de recorte y eso hace que el grado de exigencia de un alumno de Castilla y León sea mayor que en otras comunidades», la UPL le reclama «que no se quede de brazos cruzados cuando es consciente de que nuestros alumnos tienen mayores dificultades para conseguir mejores notas».

«Los jóvenes se tienen que ir fuera»

Es intolerable, apuntan en un comunicado, «que el mayor tesoro que tiene la Región Leonesa, que son nuestros jóvenes (en peligro de extinción en los próximos años), tengan que irse a estudiar a otras comunidades porque las diferencias en el grado de exigencia de una prueba de acceso, respecto a otros territorios, les impidan formarse en las carreras que ofertan nuestras propias Universidades públicas».

Es inadmisible, añaden, pensar que algunos de esos alumnos tengan que cancelar su formación universitaria por no poder costear los gastos que genera el desplazamiento a otras comunidades autónomas, y que, sin embargo, alumnos de otras comunidades sí puedan estudiar en las de Castilla y León.

«No estamos dispuestos a dejar que nuestros jóvenes se vayan, aumentando la sangría poblacional que no cesa, ni a permitir que el tejido industrial que puedan generar en la próxima década se pierda, porque todos somos conscientes de que los jóvenes que se van ya no vuelven, porque encuentran mejores oportunidades laborales», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos