La gran aventura de Ramón Gutiérrez

Ramón Gutiérrez: «Me siento feliz»

El aventurero leonés regresa 'a tierra' tras cumplir con su sueño de cruzar el Atlántico a remo | Leonoticias publica las primeras imágenes tras alcanzar la línea de llegada a pie de costa | «Nunca tuve pánico, o miedo escénico, jamás llegué a ese extremo, pero sí puedo decir que he vivido situaciones límite en todos los sentidos», asegura desde la Guayana francesa

J.C.León

Aún le resulta difícil sentir la tierra bajo sus pies. Falta de costumbre, se supone. En los últimos 50 días el mundo ha sido un tobogán para el aventurero leonés Ramón Gutiérrez. Un 'sube y baja' marcado por las olas del Océano Atlántico, el mismo que ha atravesado a fuerza de 'brazo y remo'.

Durante casi mes y medio, en la inmensidad del océano, la embarcación de ocho metros de eslora y 1,60 metros de manga de Ramón Gutiérrez ha avanzado sin descanso. Han sido 4.500 kilómetros superando todo tipo de situaciones límite, desde la tormenta 'Ana', a la que se enfrentó en su momento de mayor intensidad, hasta la pura supervivencia en el solitario día a día.

24 horas después de haber alcanzado la Guayana francesa Ramón Gutiérrez asegura sentirse «feliz». Una felicidad que se hace inmensa por el objetivo conseguido, por el orgullo de un objetivo cumplido, por una «inexplicable sensación de haber vivido una experiencia incomparable y que, con seguridad, jamás volveré a repetir».

Nunca un leonés había logrado un objetivo tan ambicioso, en pocas ocasiones alguien de una tierra tan pequeña se había planteado alcanza un reto que parecía tan imposible. «Pero yo no sé si esto es así. Lo único que puedo decir es que era un reto personal, un objetivo en la vida que te pones y que lo has logrado. Hoy (por este martes) he quedado para cenar con un francés que me esperaba a la llegada para decirme que él estuvo 80 días remando en el mar para hacer lo mismo. Me ha dicho que llegó a tener una sensación de pánico y que eso le llevó a abandonar», ha asegurado a leonoticias.

Ramón Gutiérrez, en el momento de cruzar la línea de meta tras cruzar el Océano Atlántico a remo.

Ramón Gutiérrez, casado y con dos hijos, asegura que durante las siete semanas que estuvo inmerso en la aventura, jamás vivió una sensación de ese tipo: «Nunca tuve pánico, o miedo escénico, jamás llegué a ese extremo, pero sí puedo decir que he vivido situaciones límite en todos los sentidos».

Situaciones límite de la que da cuenta la imagen de la bandera de España que capitaneaba su embarcación. Le fue regalada por militares españoles en Dakar. Un mando ordenó a un cabo que llevara la bandera hasta la embarcación para que acompañara al leonés. Así lo hizo. En la Guayana francesa, 50 días después, la 'tricolor' era un 'jirón' rasgado por las olas, el fuerte viento y la propia climatología.

«Si ves el estado en el que quedó la bandera te haces una idea de todo lo que he pasado», sentencia.

Ahora son visibles las primeras imágenes de esa aventura, un vídeo de más de cinco minutos, facilitado por el propio Ramón Gutiérrez, deja ver una parte de la inmensa aventura realizada por este leonés de aspecto bonachón y amigo del anonimato.

Incluso se siente abrumado por el eco de lo realizado. Este martes protagonizaba los espacios deportivos de la madrugada, la televisión francesa le ha realizado un programa especial, los diarios deportivos nacionales le esperan a su llegada a Madrid para varios reportajes. «No me acostumbro a esas cosas. Lo habría intentado igual sin que nadie lo supiera», advierte.

En los próximos días regresará a León: «Tengo ganas de ver a mi mujer, a mis hijos. En realidad tengo ganas de volver a mi vida normal».

Y para el recuerdo permanecerán las largas jornadas vividas en alta mar porque, advierte, nunca podrá olvidar «momentos mágicos como cuando en el medio del mar, sin nadie, sólo con el mar, pude ver la inmensidad del cielo y de todas sus estrellas. No olvidaré esos momentos ni otros tan duros como cuando la tormenta Ana me lanzaba olas de nueve metros contra el barco o cuando tuve que saltar al mar para reparar la embarcación y casi no pude volver a ella.. Ha sido todo tan intenso...».

Pero, con todo, el resumen son tres palabras: «Me siento feliz».

Ramón Gutiérrez levanta un remo tras superar la línea de meta.

El aventurero leonés en el momento de alcanzar la línea de costa tras 4.500 kilómetros remando.

Temas

España, Dakar, Madrid (Provincia), León

Contenido Patrocinado

Fotos