Radiografía del León más envejecido y despoblado: por cada tres defunciones sólo nace un niño

La población de Léon, cada vez más envejecido. / S.Santos

León agudiza su proclive poblacional con un saldo vegetativo negativo de 2.000 personas en lo que va de año| En apenas tres décadas los nacimientos se han reducido en más de un 50%, al pasar de los 5.200 niños nacidos en 1986 a los 2.869 que se registraron el año pasado

A. CUBILLAS León

La sangría poblacional se ceba con León. Una provincia que envejece. A pasos agigantados. La cuenta es sencilla, más fallecimientos y menos nacimiento, y el resultado, como poco, preocupante.

Hoy por hoy, apenas nace un niño por cada tres defunciones y lo más alarmante, en apenas tres décadas los nacimientos se han reducido en más de un 50%. Concretamente, en lo que va de año, cada 1.000 personas que han fallecido sólo han nacido 380 niños, es decir, por cada tres muertos León registra un nacimiento.

Así se desprende de la estadística sobre el movimiento natural de la población que publica el Instituto Nacional de Estadística y que indica que León registró un total de 1.257 nacimientos en el primer semestre del año y 3.257 defunciones, lo que arroja un saldo vegetativo negativo - la diferencia entre nacimientos y defunciones- de 2.000 personas.

Datos que, no sólo confirma la tendencia de los últimos años, sino que agudiza el proclive poblacional que vive León. León cerró 2017 con 2.869 nacimientos frente a los 6.092 fallecimientos, lo que representaba que por cada dos muertos apenas nacían dos niños.

La mitad de nacimientos en 30 décadas

Alarmante es la evolución de los nacimientos en León. Sólo basta echar la vista atrás varias décadas para radiografiar una imagen de una provincia cada vez más envejecida. Tan sólo una década atrás, en 2006, León registró 3.294 nacimientos y si nos vamos al año 1986 vemos como superaron los 5.200. Es decir, en apenas 30 años León ha reducido más de la mitad los nacimientos.

El apunte

El principal número de fallecimientos que se registraron en León en 2016 (6.092) fue en municipios de menos de 10.000 habitantes, 3.376, seguidos de la capital, que registró 1.517.

En cuanto al número de matrimonios, la provincia sumó 495 en el primer semestre del año, frente a los 1.380 del 2016. En cualquier caso, habrá que esperar al cierre del año para sacar conclusiones.

En el otro lado de la balanza, los fallecimientos que, a pesar de registrar un ligero aumento, han mantenido una línea más establece. León cerró 1986 con 4.949 fallecimientos, que se elevaron hasta los 5.100 en 1996 y hasta los 5.520 en 2006. El año anterior se registraron un total de 6.092.

León y Zamora, el peor comportamiento

De esta forma, León registra el saldo vegetativo más negativo del conjunto de Castilla y León, sólo por detrás de la provincia de Zamora, donde en lo que va de año por cada mil defunciones apenas se registraron 310 nacimientos.

En el lado contrario, se sitúa Valladolid, que ha contabilizado 660 nacimientos por cada millar de muertes, y Burgos (560). En cualquier caso, todas las provincias de Castilla y León registraron un saldo vegetativo negativo que ascendió a 7.906 personas, liderando el ranking nacional, solo por detrás de Galicia, con un balance también negativo de 7.942 personas.

Asimismo, entre enero y junio, España registró 187.703 nacimientos, un 6,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, al producirse 12.552 nacimientos menos que en el mismo periodo de 2016. Continúa así la tendencia decreciente en el número de nacimientos desde 2008. Además, fallecieron 219.835 personas, un 4,5% más. De esta forma, el crecimiento vegetativo de la población fue negativo en 32.132 personas.

Melilla, la excepción de España

El número de nacimientos disminuyó en todas las comunidades autónomas, excepto en Melilla, donde aumentaron un 1,2 por ciento, hasta los 685. Los mayores descensos respecto a 2016 se dieron en Castilla y León (9,4 por ciento, con 7.464), que fue la comunidad donde más descendió esta variable, seguida de Castilla-La Mancha (8,2 por ciento) y Madrid (7,9 por ciento). La media nacional se situó, también negativa, en el 6,3 por ciento menos, mientras que entre el colectivo de residentes en el extranjero crecieron un seis por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos