La provincia pierde más de 200 trabajadores de Correos en ocho años y se teme por el reparto en la montaña

Un trabajador de Correos en la provincia de León. / Noelia Brandón

Los sindicatos exigen la reconversión del servicio postal hacia la paquetería para no perder clientes como Amazon o Alibabá y reclaman al Gobierno que abandone la «dejadez y desidia» con este bien público

RUBÉN FARIÑASLeón

Los sindicatos del Servicio Postal en la provincia han denunciado la «dejadez y la desidia» del Gobierno con Correos.

UGT y Comisiones Obreras objetan que el recorte presupuestario del 66% está poniendo en vía muerta a este servicio público y piden que se recuperen los compromisos.

Fermín García, secretario del Sector Postal de CCOO, exige un servicio postal «accesible y asequible» y critica que con estos recortes se han vuelto a las pérdidas.

A nivel provincial, Correos contaba en 2009 con 743 trabajadores, por lo que se han perdido desde entonces más de 200 puestos de empleo, hasta los 530, y se han recortado derechos laborales.

La secretaria provincial de UGT Postal, Marta Cabezas, hacía hincapié en las tardas, donde trabajan 70 personas y la mayoría en condiciones precarias con cuatro horas y dos días a la semana.

Un servicio público en peligro

Todo ello pone en peligro el servicio, especialmente en zonas de la montaña leonesa, y está provocando un conflicto en la plantilla. «Están totalmente desmotivados y dispuestos a reconducir la situación». En este sentido no renuncian al conflicto y movilizaciones en las fechas próximas a la Navidad e incluso no se descarta la huelga general en enero.

Los sindicatos solicitan un cambio hacia la paquetería a base de iniciativas del Gobierno. La dinámica del mercado postal camina en esa dirección pero en España el 80% de su trabajo sigue siendo el del reparto de cartas y sólo un 10% de los encargos son de paquetes.

De no cambiar este sentido, podrían llegar a perder clientes como Amazon y Alibabá; ello supondría menos ingresos y reajustes que llevarían a eliminar servicios rurales, reducciones de horario y falta de reparto en los pueblos.

Contenido Patrocinado

Fotos