La provincia de León permaneció prácticamente estable durante 2017 en la creación de empresas

La provincia de León permaneció prácticamente estable durante 2017 en la creación de empresasGráfico

Cecale entiende que la Comunidad «no está en retroceso» pero exige reducir la carga normativa y tributaria que recae sobre el inicio de la actividad empresarial

ICAL

La recuperación económica no tiene su reflejo en la extensión del tejido productivo. La Comunidad no emprende y el año pasado se cerró con 68.778 empresas cotizantes a la Seguridad Social, solo 166 más que en las mismas fechas de 2016, lo que supone un ligerísimo incremento porcentual del 0,2 por ciento.

Un análisis por sectores obliga a la reflexión más allá de la cifra global de nuevas empresas y el plan de industrialización pactado en las Cortes autonómicas que está implementando la Junta se vislumbra bajo los datos del departamento que dirige Fátima Báñez como más necesario que nunca. Y es que el sector secundario llegó a finales del año anterior con 6.864 empresas con cotizaciones en la Seguridad Social, 44 menos que en 2016, con una rebaja porcentual del 0,6 por ciento.

Por el contrario, el número de actividades se elevó en el resto de sectores productivos. En concreto, en la construcción se alcanzaron las 7.105 empresas, 163 más que un año antes, con un aumento del 2,3 por ciento. Asimismo, en el sector terciario (servicios), se contabilizaron 49,301, lo que supone que sumó 40, un 0,1 por ciento más que en 2016. En cuanto a la actividad primaria (agrario), registró 5.508 actividades, siete más que un año antes, también con una subida del 0,1 por ciento.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social constata, no obstante, un mejor comportamiento del empleo asalariado que generaron estas actividades en la Comunidad, que contaban al término de 2017, con un total de 620.508 trabajadores, 20.634 más que en 2016, con un incremento relativo del 3,4 por ciento.

El mercado laboral tuvo signos positivos en todos los sectores productivos. El que más ganó en términos relativos fue el de la construcción, que cerró 2017 con 35.039 asalariados, con un alza del 6,2 por ciento o 2.038 trabajadores más en cifras absolutas. Asimismo, el sector servicios sumó 15.500 trabajadores nuevos, con un aumento del 3,6 por ciento, hasta dar empleo al término del ejercicio a 443.205 trabajadores.

Por lo que se refiere al sector agrario, elevó sus plantillas en 500 personas, con una subida porcentual del 3,1 por ciento, hasta los 16.598 empleados. Por último, el sector industrial incorporó a 2.596 asalariados a sus empresas, con un alza relativa del 2,1 por ciento, hasta acabar el año con 125.666 trabajadores.

El estudio precisa que de los 620.508 asalariados de las empresas cotizantes, 321.100 eran hombres; y 299.408 mujeres. La mayor parte de estos trabajadores, 426.190 tenía un contrato indefinido; frente a los 194.318 temporales, el 31,3 por ciento del total. Asimismo, el informe refleja que 460.697 tenían un contrato a jornada completa; y 159.811, el 25,7 por ciento, a tiempo parcial.

Afectos de la crisis que persisten

Fuentes de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) defendieron, en declaraciones a Ical, que la Comunidad “no está en retroceso” y se avanza en la constitución de empresas de sectores como la construcción, el agropecuario o los servicios.

Sin embargo, los responsables de la patronal autonómica advirtieron de que es importante fijarse en el movimiento de la actividad empresarial en cuanto a creación de empresas, “pero no menos importante es analizar el avance en el crecimiento y consolidación de las empresas ya instaladas en nuestra Comunidad”. Así, remarcaron que “no hay que olvidar que los efectos de la pasada crisis económica aún están pasando factura a determinadas empresas que, a pesar de haber estado realizando enormes esfuerzos estos últimos años por sobrevivir, no han podido hacer frente a una fuerte y creciente competencia global, que se mueve muchas veces en entornos dotados de estructuras más ágiles y flexibles”.

Impulso al emprendimiento

En cuanto a las medidas que se plantean desde la patronal regional para apoyar e emprendimiento en Castilla y León, apelaron a “avanzar de forma más ágil”, en la coordinación entre las diferentes administraciones públicas con competencias para conceder permisos, licencias, autorizaciones y en su tramitación.

Por otra parte, Cecale considera que se debe reducir la carga normativa y tributaria que recae sobre el inicio de la actividad empresarial y “limita” su capacidad de crecimiento y, de la misma forma, durante estos dos primeros años, “debería incentivarse al menos uno de los costes más importantes que soportan las empresas, como es el coste energético”.

Igualmente, para los empresarios urge eliminar el impuesto sobre sucesiones y donaciones, además de facilitar la transmisión de empresas y la segunda oportunidad empresarial. Asimismo, consideran que debe perseguirse el cumplimiento de la ley de morosidad, así como la economía sumergida.

En cuanto a infraestructuras, Cecale exige disponer de plena cobertura digital, de suelo industrial a un precio más reducido, de adecuadas conexiones energéticas en todo el territorio y de suficientes infraestructuras medioambientales. Finalmente, incide en que es necesario impulsar la figura del empresario, poner en valor el riesgo que asume, su compromiso, su continuo esfuerzo y dedicación como valores que abandera para poder emprender y desarrollar la actividad empresarial y crear empleo.

Provincias

Un análisis provincial refleja que el número de empresas cotizantes a la Seguridad Social se redujo en Burgos (10.857), un 0,4 por ciento; y en Soria (2.927) y Zamora (5.406), un 0,2 por ciento, en ambos casos. Por el contrario, aumentó en Ávila (5.182), un 1,2 por ciento; en Valladolid (15.485), un 0,7 por ciento; en Palencia (4.929), un 0,6 por ciento; y en Salamanca (10.402) y Segovia (5.488), un 0,5 por ciento en los dos casos. La provincia de León permaneció prácticamente estable, ganó seis empresas, y cerró el año con 12.807.

En cuanto a los asalariados de estas actividades, sólo se redujeron en Palencia (44.646), un 0,9 por ciento, mientras que crecieron en Soria (26.136), un 5,5 por ciento; en Segovia (38.113, un 4,8 por ciento; en Valladolid (155.580), un 4,3 por ciento; en Burgos (107.194), un 3,7 por ciento; en León (103.235) y Salamanca (79.396), un 3,4 por ciento en ambos casos; en Ávila (32.268), un 2,9 por ciento; y en Zamora (33.940), un 2,5 por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos