Los profesionales de la salud de León creen que «el nuevo campus desbordará los centros con alumnos de prácticas»

Los profesionales de la salud de León creen que «el nuevo campus desbordará los centros con alumnos de prácticas»

El Colegio oficial de Enfermería, el sindicato Satse, la Facultad de Ciencias de la Salud y el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León se unen contra un centro que redundará en un empobrecimiento de la formación práctica ya que uno de los pilares de Enfermería son las prácticas clínicas que se realizan desde el primer curso

LEONOTICIAS

El Colegio Oficial de Enfermería de León cree que la nueva pretensión de crear en León un Campus de Ciencias de la Salud (Universidad Católica de Murcia) sólo «generará más paro en el sector y precariedad en el empleo».

Por otra parte, entre los argumentos que detallan figura la cifra anual de rotaciones en hospitales y centros de salud para la realización de prácticas de formación y que alcanza los 600 alumnos. El presidente del Colegio de Enfermería de León, José Luis Blanco Valle, ha manifestado que “de incrementarse estos datos se verían desbordados los centros asistenciales, lo cual redundaría en una inadecuada formación práctica”.

La Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, María Nélida Fernández Martínez, también ha redundado en la misma ideal al señalar que la Universidad de León, entre sus Campus de León y Ponferrada, oferta todos los años 150 plazas de nuevo ingreso para el Grado en Enfermería. “Este número está adecuadamente ajustado para que los estudiantes reciban una formación práctica de calidad en los centros sanitarios que existen actualmente”. Incrementar el número de alumnos con la misma capacidad de los centros sanitarios, iría en detrimento de la formación, por lo que “no podemos estar de acuerdo con la implantación del título por parte de esa Universidad privada”.

Entre las conclusiones a las que se ha llegado desde el sector profesional de Enfermería de León, el Satse destaca que en estos momentos el paro ha subido al 14%, cuando lo normal es que no alcance el 8%. De esta forma, el presidente del Colegio de Enfermería de León, José Luis Blanco, añadió atendiendo a estas cifras que “estamos hablando de que la crisis económica no está en su momento álgido, como en años anteriores, y las cifras reflejan que la situación de la provincia no consigue estabilizar este sector profesional, ya que hay en el paro sobre 400 profesionales, por lo que entendemos que sería una contradicción promover un proyecto de esas características”.

Empobrecimiento de sueldos, mayor carga de trabajo y otras situaciones negativas dentro del organigrama actual de la sanidad provincial haría de este hipotético nuevo escenario un acicate clave para el desajuste formativo.

En este sentido hay que apuntar que en la práctica totalidad de las provincias de la Comunidad Autónoma hay Facultades de Enfermería, con lo cual, “estamos en este momento bajo una situación límite con respecto a la demanda”, se admite desde el sector sanitario leonés.

El presidente del Colegio de Enfermería de León, José Luis Blanco Valle, cree que estas universidades privadas tienen un gran número de grados y no comprende por qué razón hay que duplicar unos estudios que ya existen y están totalmente consolidados en número, formación y alto nivel de cualificación. “Lo más lógico sería en todo caso que introduzcan titulaciones que no haya en León y que no golpeen contra sectores asentados como es el caso de la Enfermería leonesa”.

Por otra parte, desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León, José Luis Morencia Fernández, también se ha sumado a esta denuncia al asegurar que “otra Universidad privada en nuestra Comunidad supondría un peligro para la supervivencia de las universidades públicas que sufragamos con nuestros impuestos” a la vez que ha apuntado que “en la actualidad nuestra profesión tiene una abrumadora descompensación entre oferta y demanda. En la última década el incremento de la demanda de estos estudios de Grado no ha conllevado un incremento de la oferta de empleo, ocasionando unas condiciones laborales paupérrimas, un abandono profesional que no tiene parangón en ninguna otra profesión sanitaria, así co dado el desinterés por parte de la clase política respecto al intrusismo y los servicios públicos de fisioterapia, mostrado en la última década”. Por último, una nueva inclusión afectaría directamente a las matriculaciones y a la inversión pública en la Facultad de Ciencias de la Salud de Ponferrada, así como al resto de universidmo una fuerte emigración a otros países europeos como Francia”. Morencia Fernández asevera de igual modo que "El panorama formativo en la región es desolador, con apenas una creación de 150 puestos de trabajo en la sanidad pública desde el año 2000, e iniciativas legislativas como el Decreto 14/2017 que nos deja fuera del personal sanitario en residencias y centros de la tercera edad, a lo que se suma el incremento de las plazas universitarias de fisioterapia debido, sobre todo, a la implantación de universidades privadas”. De forma somera, la postura que defiende el Colegio Profesional como entidad constitucionalmente creada para salvaguardar la praxis profesional es que “no es necesaria la oferta universitaria de más plazas de Fisioterapia en nuestra Región, al menos mientras las condiciones laborales no cambien, cosa que no sólo no es factible a corto plazo, sino que es previsible que empeoren, dado el desinterés por parte de la clase política respecto al intrusismo y los servicios públicos de fisioterapia, mostrado en la última década”. De esta forma una nueva inclusión afectaría directamente a las matriciulaciones y a la inversión pública en la Facultad de Ciencias de la Salud de Ponferrada, así como al resto de universidades de Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos