Prisión para el conductor que provocó una persecución policial con un muerto y dos policías heridos

Imagen del vehículo policial que perseguía al acusado./leonoticias
Imagen del vehículo policial que perseguía al acusado. / leonoticias

El varón, al que se solicitó detener el vehículo por robar en el Mercadona, se enfrenta a año y ocho meses de cárcel | En la persecución los agentes colisionaron con el conductor de una furgoneta que falleció en el acto

A. CUBILLAS León

La persecución policial que se saldó con un fallecido y dos agentes gravemente heridos se juzgará el próximo 1 de diciembre en el Juzgado de lo Penal nº1 de León. El único acusado, el varón que la policía perseguía tras robar en un supermercado, se enfrenta a una pena de un año y ocho meses de prisión.

Los hechos se remontan al de 5 de agosto del 2010 cuando una patrulla de la Policía Local ordenó al acusado detener el vehículo Seat Ibiza que conducía cuando salía del aparcamiento del Mercadona de Puente Castro, por ser sospechoso de un delito hurto en el supermercado.

El acusado, lejos de atender dicho requerimiento, aceleró el vehículo, iniciándose una persecución en la que el acusado, incumplió las normas de conducción. Así, al finalizar la rotonda de BricoDepot se subió por una isleta, adelantando a un vehículo y obligando a su conductor a arrimarse a la derecha para evitar la colisión.

Posteriormente, el acusado continuó circulando por el carril izquierdo de la N-601, adelantando a los coches que iban dirección a Valladolid y obligando a los que venían de frente -sentido León- a arrimarse a la derecha para evitar la colisión.

A su espalda, el vehículo policial que, haciendo uso de los sistemas de sirena y señales luminosas, insistía al varón en detener su vehículo.

A la altura de la localidad de Arcahueja, el acusado colisionó con un vehículo sentido León, ocasionando daños valorados en 99 euros, y con una furgoneta, con la que posteriormente colisionaría de forma frontal el vehículo policial, provocando la muerte del conductor y heridas de gravedad a los dos agentes locales.

El acusado conducía el vehículo con autorización de su madre propietaria del automóvil. El Ministerio Fiscal entiende que los hechos narrados son constitutivos de un delito de conducción temeraria y solicita al acusado una pena de un año y ocho meses de prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos