Prisión por el accidente de un albañil que cayó de una altura de 4 metros y sufrió la incapacidad laboral

Prisión por el accidente de un albañil que cayó de una altura de 4 metros y sufrió la incapacidad laboral

El herido, que estaba realizando tareas de reparación de una cubierta sin ninguna medida de protección, sufrió la fractura del fémur, la cadera, el hombro, la muñeca y el codo izquierdo

A.C.

El Juzgado de lo Penal nº1 de León juzgará el próximo 21 de marzo a los responsables de una compañía de albañilería que se enfrentan a pena de cárcel por el accidente que sufrió uno de sus trabajadores por la falta de medidas de seguridad. Como consecuencia de las lesiones, se le reconoció al hombre la invalidez permanente total por las secuelas.

Según las calificaciones previas a las que ha tenido acceso este diario, los hechos tuvieron lugar sobre las 16:00 horas del 15 de febrero de 2013 cuando el herido, un albañil de 51 años de edad, trabajaba en la reparación de la cubierta de una nave situada en la localidad de Villacé.

Para ello, la compañía instaló en esa misma mañana un andamio en las fachadas y había trasladado material de la obra. Horas después, el herido subió a la cubierta para su inspección y verificar las filtraciones, sin hacer uso de arnés ni otra medida de protección.

En ese momento, la cubierta se derrumbó hacia el interior de la nave, precipitándose el albañil de una altura de 4 metros, golpeándose contra el suelo, sufriendo diversas heridas, consistentes en la fractura del fémur, la cadera, el hombro, la muñeca y el codo izquierdo así como el maxilar inferior.

Sin proyecto

Conforme a la Fiscalía, la compañía no había realizado evaluación de riesgos específica para la obra de la cubierta, que tampoco había sido comunicado al servicio de prevención Fremap, tratándose de una obra sin proyecto.

Fue el encargado de obra, cuñado del adinistrador único de la compañía y también acusado, el que dispuso que el trabajador subiera a la cubierta para su inspección, sin comprobar previamente el estado de la cubierta, a pesar de estar construida con fibro-cemento y de su antigüedad.

Tras el accidente, la Inspección Provincial de Trabajo abrió un acta por la comisión de una infracción grave en materia de prevención de riesgos laborales. El herido tardó 247 días en curar las heridas, de los que siete estuvo hospitalizado. El 16 de enero de 2014 le fue reconocida la incapacidad permanente en el grado total para su profesión. El trabajador ha renunciado a la indemnización que le pudiera corresponder.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra los derechos de los trabajadores y de lesiones por imprudencia grave y procede imponer a cada uno de los acusados un año y nueve meses de cárcel así como una multa a razón de diez euros diarios. Por su parte, la defensa de los acusados niega los hechos y solicita su libre absolución.

Contenido Patrocinado

Fotos