El principal sospechoso del caso Rocío Fernández se somete a las pruebas de ADN

Imagen de la joven Rocío Fernández en las fechas de su desaparición. / leonoticias

La familia de la joven que apareció muerta en un vertedero en 2005 espera que esta prueba esclarezcla la desaparición de su hija | «Se ha hecho la prueba y ahora lo que esperamos es que todo se aclare», asegura la madre

J.C. | A.C.León

¿Qué fue de la joven Rocío Fernández? El misterio de su muerte, de un posible crimen, espera una luz que resuelva el caso desde hace 13 años. Este martes, la familia, sin embargo, espera que se haya dado un paso de gigante en la resolución del caso.

Florinda y Baldomero los padres que vieron cómo la vida de su hija se esfumaba el 13 de mayo de 2005, la última fecha en la que la vieron con vida, se han sentido en esta jornada «algo aliviados» al ver cómo el principal sospechoso por este caso se sometía «por fin» a una prueba capilar que permitirá determinar si su ADN coincide con el de unos cabellos localizados en el cuerpo de la joven.

El cuerpo de Rocío Fernández Ameijerias fue localizado sin vida el 5 de junio de 2005 en un vertedero de Navatejera. La joven tenía entonces 25 años.

El crimen que conmocionó León

Fue un caso que conmocionó León pero que el juzgado cerró alegando falta de pruebas e irregularidades en el proceso. La fuerza, la constancia y la lucha incansable de esta familia permitieron que la Audiencia Provincial ordenase reabrir el caso que, sin embargo, a punto de cumplirse trece años, sigue sin resolverse.

Finalmente este martes el principal sospechoso se ha sometido a la prueba capital requerida. Lo ha hecho en el Juzgado de Instrucción nº3 de León, en lo que se considera un diligencia clave para esclarecer si su ADN coincide con el de los restos capilares que se localizaron junto al cuerpo de Rocío y por tanto determinar su autoría, como así sostiene la familia de Rocío.

Se trata del resultado del informe forense del especialista Luis Frontela contratado por la familia, que realizó una segunda autopsia del cuerpo, en la que se hallaron pelos de caballo y 26 capilares humanos. La persona a quien culpan, la que era en aquel momento su pareja, tenía por aquel entonces una explotación equina.

La madre de la joven no ocultaba este martes su prudente alegría por la presencia del sospechoso en los juzgados: «Se ha hecho la prueba y ahora lo que esperamos es que todo se aclare. Si finalmente no es mejor será para él», ha remarcado la madre.

Para la familia de la joven Rocío Fernández «desde un principio la investigación judicial estuvo plagada de errores y la autopsia fue una chapuza, tanto que llegó a obviar los restos capilares que se hallaron con posterioridad». Ahora todo parece estar 'en el buen camino', al menos para que la familia obtenga respuestas hasta ahora siempre denegadas.

«Tenemos esperanza»

la pareja de la víctima, la misma persona con la que vieron marcharse a Rocío aquel 13 de mayo, siempre se había negado a someterse a estas pruebas.

La familia espera que lo sucedido en las últimas horas abra el camino hacia el final del caso. De ser así «nuestra hija podría descansar y el culpable finalmente pagaría por su crimen. Para nosotros o el culpable es él o está a su alrededor», ha recordado la madre.

«Hemos tenido todo en nuestra contra. Por ello necesitamos terminar con todo esto. Esperamos que el trámite de este martes sea el último. A pesar del dolor, tenemos mucha esperanza», concluye Florinda durante su relato a leonoticias.

Contenido Patrocinado

Fotos