Las primeras casetas de obra llegan a Ordoño para una remodelación que durará ocho meses

Imagen de una de las casetas de obra ya instaladas en Ordoño II.

Llegan las primeras casetas de obra a la principal arteria de la capital | Los trabajos, con un importe será de 429.106 euros, darán inicio tras el periodo navideño y se extenderán durante ocho meses

LEONOTICIASLeón

Las primeras casetas de obra ya son visibles en la principal arteria de la ciudad, Ordoño II. De este modo durante la jornada de este martes se ha comenzado a visualizar el inminente inicio de las obras en esta zona de la capital.

El objetivo de las mismas será reacondicionar la solana del vial y las zonas de acera de la avenida con el fin de dar más espacio a los peatones y reducir la presencia de vehículos.

El coste de estos trabajos será de 429.106 euros y de este modo la Avenida Ordoño II vivirá su tercera gran remodelación.

La empresa Recorsa SAU emprenderá las obras de remodelación una vez superado el periodo navideño tras conseguir el comercio de la capital un margen de tiempo que les permitiera afrontar con garantías las ventas en esta época del año.

La adecuación de Ordoño se extenderán a lo largo de los próximos ocho meses y la previsión del Ayuntamiento es que su nuevo perfil dinamice el comercio.

Durante el periodo de actuación se procederá en concreto al saneado de superficie y subsuelo, retirándose el empedrado para sustituirlo por una capa de aglomerado asfáltico.

Igualmente las aceras se modernizarán, diciendo adiós a las actuales macetas «para facilitar la movilidad peatonal y mejorar la accesibilidad, creando un espacio diáfano».

Los actuales problemas de Ordoño II nacen en el diseño realizado entonces, que tomó forma en 1997. Fue en aquella obra cuando con el fin de evitar 'pilares interiores' en el aparcamiento subterráneo de tres plantas habilitado en el lugar se decidió situar vigas de 16 metros para sustentar la losa superior.

El planteamiento era el adecuado si, efectivamente, se hubiera limitado el paso de vehículos pero, tras la remodelación, el paso de vehículos se mantuvo de forma regular, las vibraciones se multiplicaron y el efecto sobre la solana de adoquines provocó constantes elevaciones que obligaron a intervenciones reiteradas para reacondicionar el lugar.

Contenido Patrocinado

Fotos