La Policía Local controla esta semana la seguridad de los vehículos de transporte escolar en León

Transporte escolar de León./César
Transporte escolar de León. / César

Los agentes revisan estos días las condiciones de seguridad de autobuses y minibuses multando a los que carezcan de autorizaciones y señalizaciones preceptivas

LEONOTICIAS

La Policía Local de León participa esta semana en la Campaña especial sobre vigilancia y control del transporte escolar y de menores que puso en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) en toda España. El concejal de Seguridad y Movilidad, Fernando Salguero, ha explicado que «desde el curso escolar 2007-2008, todos los vehículos dedicados al transporte escolar deben cumplir unos requisitos sobre condiciones de seguridad, como que los menores vayan acompañados en el autobús por una persona debidamente cualificada, la antigüedad máxima de los vehículos destinados a este tipo de pasajeros, el seguro de responsabilidad civil ilimitado o la obligatoriedad de llevar señal de transporte escolar, entre otros».

A pesar de que el autobús es el medio de transporte que presenta el índice de lesividad más bajo (14 veces inferior al del automóvil), la especial sensibilidad social sobre los menores hace que «debamos extremar las medidas y controles sobre seguridad vial, especialmente si tenemos en cuenta la importancia del transporte escolar en la zona urbana, fundamentalmente en determinados lugares donde existe una mayor concentración de colegios».

Los agentes de la Policía Local durante la campaña realizan controles a autocares y minibuses con inspecciones de vehículos (autorizaciones y documentación de condiciones técnicas y elementos de seguridad, cinturones y sistemas de retención); inspecciones y control sobre los conductores (permiso de conducción, tiempos de conducción y descansos). Además, se comprueba la utilización de los sistemas de retención por todos los usuarios del transporte escolar.

Zonas de peligro

Las zonas de peligro son las áreas alrededor del autobús que resultan más difíciles de ver para el conductor. Los niños deben ser advertidos de no agacharse a coger objetos caídos junto al autobús, pues el conductor podría no verlos si el niño se encuentra en algún ángulo muerto para la visión a través de sus espejos. Si a algún niño se le cae algo hay que hacérselo saber al conductor.

Agacharse delante del autobús es peligroso porque el niño puede quedar fuera del alcance de la vista del conductor. Igual de peligroso o más es caminar o pararse por detrás del autobús porque el conductor no puede ver en absoluto lo que hay allí. Conviene caminar siempre a una cierta distancia alrededor de todo el autobús.

Contenido Patrocinado

Fotos