Paradores prevé recortar los tiempos de la reforma de San Marcos

Imagen de uno de los proyectos de rehabilitación. /
Imagen de uno de los proyectos de rehabilitación.

Sáenz de Santamaría confía en que se aceleren los trabajos y recuerda su estancia en León, asegurando que tras despertarse mirando al Hostal «llegar a Moncloa ya no es un lujo»

A. CUBILLASLeón

“Durante año y medio me despertaba viendo el Hostal de San Marcos. Aunque llegues a Moncloa, el lujo ya no es el mío”, son las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que este viernes ha recalado en Leon para participar en el foro ‘El turismo que viene: Patrimonio, Medio Ambiente y Gastronomía”.

No escatimó en elogios con la ciudad donde empezó su trayectoria profesional como abogada del Estado aunque fue tuvo una mención especial con el Hostal de San Marcos, uno de los grandes referentes de la red de Paradores que, según remarcó, este año celebra sus 90 años de historia.

En este sentido, Sáenz de Santamaría recordó que el Gobierno ha impulsado un plan de reforma integral que permitirá al establecimiento mantener su categoría de cinco estrellas. Una obra que en la actualidad encara los últimos remates de la rehabilitación de la fachada para centrase en la intervención en su interior.

Fue en ese punto cuando la vicepresidenta avanzó la previsión de que los técnicos de acortar los tiempos de la obra que inicialmente tenía un plazo de ejecución de 16 meses. “Esperemos que podamos ver recortados los tiempos de la obra”, destacó Santamaría.

Dos fases

La primera etapa de la reforma tenía previsto centrar las actuaciones en el edificio histórico, incluyendo el claustro renacentista y contemplando la recuperación del patio de la zona sur. Se mejorarán los accesos y se habilitarán menos de medio centenar de habitaciones 'singulares', un restaurante, cafetería y desayunador, salón para clientes y zona de recepción.

Una década después

La reforma de San Marcos comienza casi una década después de que el entonces presidente de Paradores, el socialista leonés Miguel Martínez, anunciase en julio de 2008 una renovación del edificio, con un plazo previsto de tres años, y la construcción de un centro de convenciones. Año y pico después se situaba en la primavera de 2011 una adjudicación superior a los 40 millones y su conversión en Parador Museo.

Ya en 2012, tras aclarar que el proyecto no estaba cancelado, se confirmaba que se acometería “de forma más austera, cuando lo permita el ajuste presupuestario”. A mediados de 2014, la presidenta y consejera delegada de la cadena hotelera pública, Ángeles Alarcó, declaró que Paradores consideraba “prioritaria” la reforma que finalmente arrancará a principios de 2018.

La segunda fase prevé, para la que se calcula una inversión de 35 millones, la demolición del edificio nuevo, que ahora alberga la mayoría de las habitaciones, y levantar otro que también acogerá salones, restaurante, desayunador, cafetería, zona 'business' y un área de hidroterapia.

Contenido Patrocinado

Fotos