Pablo Fernández: «La ciudadanía tiene que implicarse más ante los casos de corrupción»

Pablo Fernández./Pérez
Pablo Fernández. / Pérez

El líder de Podemos en la Comunidad recalca que está exclusivamente centrado en ganar las próximas elecciones y subraya que otra forma de hacer política es posible

ICAL

El reelegido secretario general de Podemos Castilla y León recalca que está exclusivamente centrado en ganar las elecciones de 2019 y en confrontar con el PP, en la nueva etapa tanto de su formación como en el PSOE, con Pedro Sánchez de nuevo como líder. Pablo Fernández, que pone en valor como han demostrado en las instituciones que es posible otra forma de hacer política y que que están preparados para gobernar, se muestra muy critico con el presidente de la Junta por su «laxitud y tolerancia» ante los casos de corrupción que han salpicado a la Comunidad y apela a la ciudadanía para que se implique y denuncie unas «prácticas intolerables».

«Su balance de estos dos años es despoblación, precariedad, pobreza y corrupción», define de la gestión de Juan Vicente Herrera en este ya ecuador de la legislatura. De la acción en las Cortes dice haber aprendido que no hay palabra ni se respetan los acuerdos, después de la fustrada presidencia de la comisión de investigación de las cajas.

Acaba de ser reelegido secretario general de Podemos Castilla y León, pero sólo ha votado uno de cada cuatro inscritos, esa baja participación, ¿puede indicar cierto desinterés o bien alejamiento de las bases?

Ha sido una sensación agriculce. Hemos sido refrendados por un 72 por ciento, pero es cierto que la participación ha sido muy baja. El hecho de pedir constante y permanentemente la opinión a la militancia puede causar cierto cansancio. Nos hemos encontrado además con personas mayores que nos han dicho que tienen problemas para votar telemáticamente. Una de las prioridades de la nueva dirección es repensar y corregir esa situación.

¿Y tienen ya alguna idea?

Tenemos que explorar otras vías a parte del telemático porque hay muchas personas mayores que nos hacen llegar la dificultad de votar por internet. Quizás que se pueda votar de forma presencial o habilitar urnas. Hay también personas que nos han expresado que donde viven no llega internet. Tenemos que buscar una fórmula complementaria con la telemática para fomentar la participación.

Su candidatura llevó el lema ‘Con todos en 2019, ¿cuáles son los retos de esta nueva etapa?

El principal reto es ganar las elecciones en 2019 y desalojar del Gobierno al Partido Popular.

¿Qué harán para lograr ese objetivo?

Tenemos que fortalecer y robustecer nuestra organización. Asentarnos y crecer en el medio rural. Sabemos que sólo siendo fuerza hegemónica en el medio rural conseguiremos gobernar esta Comunidad. Lo que tenemos que hacer es potenciar los círculos ciudadanos locales para que puedan desarrollar su acción política, para que nuestro discurso político cale en los pueblos.

¿Cómo lograrán mayor presencia?

Teniendo más presencia en el territorio y profundizando en una línea política que es muy interesante, somos la Comunidad que más sedes de Podemos ha abierto. Tenemos 14 abiertas ya. Nuestro reto es abrir sedes en localidades intermedias. Que tengan internet y, a medio plazo, que haya personas que trabajen para el partido y atiendan las necesidades de la ciudadanía. Por coherencia política, Podemos se tiene que amoldar a la sociedad y Castilla y León, que es una Comunidad rural. Tenemos que avanzar en nuestra presencia en el medio rural.

En ese reto de implantación en los pueblos no les puede faltar un discurso municipalista y un modelo territorial más claro....

Tenemos un modelo territorial absolutamente diáfano: apostamos por el modelo comarcal. Uno de los debates que se está produciendo en los círculos es el de la ordenación territorial. Siempre coincidimos, apostamos por las comarcas naturales. De hecho hay muchos círculos comarcales en Podemos. Nosotros mismos nos configuramos así porque es como se ha hecho históricamente en Castilla y León. En una comunidad tan dispersa y con un envejecimiento poblacional, las comarcas son la mejor forma de organización.

¿Tiene que volver Podemos a sus orígenes para ilusionar, para crecer ante próximas elecciones?

Nunca hemos perdido la esencia ni los orígenes. Tenemos muy claro que venimos de las calles, de las plazas y de los pueblos. Venimos del 15M. Estoy contento de que aunque somos una fuerza consolidada en las Cortes de Castilla y León el medio en que nos encontramos más cómodos es el de la calle. Cuando tengo más satisfacciones es cuando me reúno con colectivos, cuando realizamos actos en calles y en pueblos. Ese es nuestro ADN. Tenemos que conjugar el trabajo en las instituciones con, sobre todo, la movilización social y la presencia activa en las calles y en los barrios. Es donde va a radicar el triunfo de Podemos en Castilla y León.

La victoria de Pedro Sánchez, ¿acerca a Podemos con el PSOE o le perjudica en la conquista de un espacio de izquierda disputado por los dos partidos?

Si Pedro Sánchez obedece el mandato de sus bases, creo que podría ser bueno para el cambio político en España. La militancia del PSOE ha reclamado que el partido deje de ser un rehén del PP. Que deje de ser connivente del PP y que, de algún modo, deshaga ese abstencionazo que permitió gobernar al partido más corrupto de Europa, que es el PP presidido por Mariano Rajoy. Tienen una posibilidad de oro con la moción de censura planteada por Podemos. Hemos dicho que sí el PSOE presenta una moción de censura, nosotros retiraríamos la nuestra y apoyaríamos la suya. Nosotros hemos sido siempre coherentes para el cambio político. Tengo serias dudas del PSOE porque cuando tiene que tomar una decisión importante, en vez de acercarse a sus bases, hace caso a los poderes fácticos, a las multinacionales y a personas, para mí tan perjudiciales y perniciosas, como es Felipe González.

El debate de la moción de censura en el Congreso está fijado, pese a que Podemos se ha quedado solo y hasta Compromís ha pedido esperar a que haya nueva dirección socialista y negociar con ella, ¿qué cree?

Sí hay voluntad política de desalogar al PP, el PSOE podría haber presentado una moción de censura. Vemos cómo todos los días salen casos de corrupción, de cómo el PP chantajea a jueces y fiscales. Es una situación insostenible. Es insostenible que el partido más corrupto de Europa siga gobernando este país. Sí el PSOE tiene voluntad política de desalojar al PP, no debería esperar unos meses. No es una cuestión partidista ni ideológica, la lucha contra la corrupción es una cuestión de dignidad e higiene democrática.

En el ámbito de la Comunidad, Podemos y PSOE se miran de reojo, ¿piensa que la victoria de Sánchez y una etapa con nuevas ejecutivas renovadas mejorará o abrirá también otra relación más cercana

Podemos Castilla y León está absolutamente centrado en ganar las elecciones en 2019 y desalojar del Gobierno al PP. Para eso queremos configurar un espacio amplío y plural de cambio, en el cual integremos a todos los agentes políticos y sociales que de verdad anhelen un cambio en Castilla y León. Es bueno que mantengamos una relación cordial con el PSOE, porque en teoría nos une el mismo objetivo. Más allá de eso, le respeto como grupo de la oposición, pero en quien estoy centrado y en quien ocupo mi tiempo es en confrontar con el PP.

¿Le ha convencido el argumento del presidente de la Junta de que el caso de las eólicas es “una corrupción de personas” no de la administración porque no está afectada la caja de la Comunidad?

Es un argumento insostenible y su credibilidad como presidente es nula. Alguien que no se entera ni sabe lo que pasa en su Gobierno, le deslegitima como presidente. El hecho de que hable de corrupción de personas es un eufemismo que quiere esconder la responsabilidad “in vigilando”. Estamos hablando de corrupción de personas que eran viceconsejeros de Economía, no se habla de una persona que pasaba por la calle. Estamos hablando de viceconsejeros que utilizaron la Administración de Castilla y León para lucrarse y beneficiar a terceros. Nosotros entendemos que es una trama clara de corrupción. También lo entiende así la Fiscalía Anticorrupción.

El presidente ha pedido perdón por anticipado por los hechos delictivos recogidos en la querella de la Fiscalía Anticorrupción en la que se implica a algún exalto cargo de su Gobierno, ¿cree que con ello trata de asumir su responsabilidad política?

Ha tardado mucho en pedir perdón. Tenía que haberlo hecho antes y no en el marco de una comisión, obligado además por su nuevo jefe, por el señor Fernández Mañueco. Castilla y León se merece un presidente que dedique todo su tiempo a solucionar los múltiples problemas que tiene la Comunidad y no un Gobierno que dedica el cien por cien de su tiempo a intentar tapar la corrupción que sufre su partido.

¿Cree que con la comparecencia de Herrera el PP puede justificar que se han dado ya las explicaciones y no es necesario reactivar la comisión de investigación de las eólicas hasta, en todo caso, que avance la judicial?

Van a dejar morir de inanición la comisión de las eólicas. Que con la intervención de Herrera van a dar carpetazo a la misma. Pero insisto en que el presidente de la Junta se jacte y se vanaglorie de que se entera en 2015 de una trama de corrupción por la prensa, me parece aterrador, gravísimo y creo que denota que la responsabilidad “in vigilando” se la pasa por el arco del triunfo. El PP y Juan Vicente Herrera están queriendo normalizar la corrupción. Es escalofriante la laxitud y la tolerancia que Herrera y el PP de Castilla y León están mostrando con la corrupción. Es increíble, increíble.

¿No es exagerado hablar de 'Sicilia y León'?

Es una expresión que ha salido, creo, en informes de la Fiscalía Anticorrupción, que yo no he mentado. Estamos hablando de una presunta trama de corrupción de 80 millones de euros. No voy a entrar en calificativos, a mi lo que me preocupa es que un presidente de la Junta no se entere absolutamente de nada de lo que pasa en su Gobierno, no sepa lo que hacen los viceconsejeros de Economía de su Gobierno. Y que un presidente de la Junta no haga nada y lo deje correr, pese a que recibe cartas de la gravedad de los hechos, de lo que ocurre en el epicentro de su Gobierno. ¿Sicilia y León? A mi me apena más tener un presidente y un Gobierno que, insisto, en vez de dedicar su tiempo a solucionar los problemas de esta Comunidad, invierta el tiempo en intentar tapar los casos de presunta corrupción que se están acumulando uno detrás de otro.

Se está viviendo una ola de conocimiento de casos de corrupción, ¿cómo cree que puede afectar en el sentir ciudadano hacia las instituciones y los políticos?

Creo que se produce una desafección y un desapego de la ciudadanía hacia la política. Pero también considero que esa es la voluntad del PP, que quiere hacer ver que todos los partidos son iguales, que todos los políticos son iguales, y no es así. Desde Podemos decimos: contra la corrupción más democracia y más política; contra la corrupción más participación política, más control de la ciudadanía a sus representantes políticos. La ciudadanía ante casos de esa corrupción flagrante que al final perjudica a todos y nos toca directamente el bolsillo tiene que implicarse más, hacer más política y tenemos que regresar, ahí sí, al 15M. La gente tiene que denunciar la corrupción porque si no, al final, se demuestra que el PP normaliza y estandariza unas prácticas de corrupción intolerables, deleznables y gravísimas.

¿Considera que los ciudadanos penalizan lo suficiente la corrupción en las urnas?

Pues se ha demostrado que hasta ahora no se ha penalizado, de hecho el PP subió en votos en las últimas elecciones generales. Pero creo que en el futuro la gente lo va a empezar a penalizar y más en una Comunidad como Castilla y León que siempre se había dado la imagen de que aquí no pasaba nada, de que el PP era un partido serio y decoroso. Y se está demostrando que el PP de Castilla y León está podrido de corrupción hasta las entrañas, que le empiezan a faltar alfombras para esconder y ocultar toda la corrupción tras 30 años de gobierno, y que está mancillando y manchando la imagen y el buen nombre de Castilla y León con asuntos de corrupción que salen todos los días.

Llevan dos años en las instituciones, ¿qué cree que han aportado sobre todo a la vida pública?

Demostrar que otra forma de hacer política es posible, realizar políticas en que los castellanos y leoneses sean lo primero y principal es factible y que es cuestión de voluntad política impulsar la sanidad y la educación pública, revertir los recortes, erradicar las privatizaciones, apoyar e impulsar a las pymes y autónomos. Es decir que todo lo que no está haciendo el PP, nosotros estamos demostrando con nuestras iniciativas parlamentarias que se puede hacer. Si nuestras propuestas no salen adelante es porque a ellas se opone el PP y su bastón Ciudadanos. El día que tengamos la mayoría suficiente, que espero que sea en 2019, se demostrará que el cambio es posible, que otra Castilla y León más justa, más digna y mejor, de la que nadie se vea obligado a marcharse y a la que puedan volver las miles de personas que han sido expulsadas por el PP, es posible. Estamos demostrando que somos una fuerza política preparada para gobernar y que en 2019 trabajando codo con codo y de la mano con la sociedad civil y los movimientos sociales vamos a conseguir que el terremoto político que ya está surgiendo en Castilla y León cristalice en un gobierno del cambio.

En pocas semanas el presidente de la Junta presentará su balance en el debate de política general en las Cortes, ¿cuál es el suyo?

Su triste balance es despoblación, precariedad, pobreza y corrupción. Ese es el triste y lamentable balance de Juan Vicente Herrera en estos dos años. Si nos fijamos no hay ninguna noticia positiva en estos meses para Castilla y León, la última fue el informe PISA. Al margen de eso: despoblación, precariedad, destrucción de autónomos, brecha salarial, desigualdad y corrupción galopante, salvaje y lacerante. Y además, falta de cohesión y desigualdades territoriales porque el PP no se preocupa de poner en marcha los instrumentos como es el Plan Plurianual de Convergencia Interior que incumple sistemáticamente.

Después de la fustrada presidencia de la comisión de las cajas por el acuerdo entre PP-PSOE-Cs, ¿qué enseñanza ha sacado?

Pues que en este parlamento la palabra dada no vale de nada. Que la palabra de caballeros se quiebra con total facilidad y que, desde luego, no nos podemos fiar de los grupos políticos, ni del PP, ni del PSOE, ni de Ciudadanos porque han demostrado que no respetan los acuerdos, ni tienen palabra. Es algo que me apena, y es algo grave. Hemos podido pecar de inocentes, pero hemos aprendido que desde luego en este Parlamento no te puedes fiar de nadie porque la palabra no vale para nada, y lo que te dicen un día, al siguiente es lo contrario. Y te dan una puñalada por la espalda.

¿Supondrá algún cambio en su forma o estrategia de oposición?

No, seguiremos en la misma línea, confrontando ideológicamente con Juan Vicente Herrera con total dureza, pero con argumentos, con datos, con hechos y con total seriedad y rigor; y demostrando al señor Herrera que los problemas que tiene Castilla y León por las políticas neoliberales que han implantado se podrían solucionar, aplicando las propuestas de Podemos.

¿Qué pasa en el Consejo Ciudadano de Valladolid y con su secretario general, está expulsado?

El secretario general tiene un expediente en la comisión de garantías autonómica, que han recurrido a la estatal. Hasta que se pronuncie, es el secretario general de Valladolid. Nosotros apoyamos a la dirección política en Valladolid, la respetamos y vamos a esperar a ver que pasa.

Apoyo a la dirección política, pero discrepancias o diferencias con su líder...

Podemos tener discrepancias políticas, pero ha sido enriquecedor el debate con Podemos en Movimiento en la II Asamblea Autonómica y hemos demostrado que la pluralidad es sana y las diferencias enriquecen el proyecto. De hecho el secretario general va a estar en el Consejo Ciudadano Autonómico. Creo que las discrepancias políticas son buenas, enriquecen y las asumimos con normalidad, pero estamos todos en el mismo barco, que vamos a remar por el mismo proyecto y estamos para construir y para hacer que Podemos sea la fuerza hegemónica en Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos