La oración de los que no están

El obispo Julián López ha sido el encargado de presidir en la Catedral de León la misa donde se pretende encomendar el eterno descanso a los todos los Fieles Difuntos

Momento de la eucaristía de este 2 de noviembre. / Noelia Brandón
R.FARIÑASLeón

Con la solemnidad que requiere una cita de recuerdo, oración y respeto, la Catedral de León ha celebrado una eucaristía especial de conmemoración a los Fieles Difuntos.

El obispo Julián López ha sido el encargado de presidir la misa donde se pretende encomendar el eterno descanso a los todos los fallecidos.

En el primer templo diocesano se han reunido decenas de personas que han querido cumplir con la tradición del 2 de noviembre y poner así punto y final a unas fechas señaladas para el especial recuerdo a los que ya no están.

Al finalizar la eucaristía, una procesión ha recorrido la Pulchra Leonina para acudir al rezo de varios responsos solemnes en el claustro de la Seo.

Fotos