El nuevo año comienza con un fuerte alza del gas y un incremento moderado de la luz

El nuevo año comienza con un fuerte alza del gas y un incremento moderado de la luz

La cuesta de enero de 2018 se inicia también con subidas en las bombonas de butano y los sellos

D. VALERA

Tan tradicionales como las uvas de Nochevieja son las subidas de precios que llegan con el nuevo año. Tras un ejercicio en el que la inflación ronda el 1,2% –según el índice adelantado–, la cuesta de enero se presenta marcada por el repunte que experimentarán la luz y, especialmente, el gas –al menos en la primera parte del curso–. De esta forma, ambas facturas continuarán con la senda ascendente iniciada en 2017. Un encarecimiento de los productos energéticos provocado por el alza del precio del petróleo, aunque el incremento de esta materia prima debería ser más moderado que el pasado ejercicio. De hecho, el barril Brent pasará de los 52,8 dólares de media anual de 2017 a los 54,8 dólares en el nuevo año, según las previsiones del Gobierno.

Una subida de dos dólares que es muy inferior a los casi 10 dólares registrados con respecto a 2016. En cualquier caso, el objetivo de los países exportadores es situar el petróleo en los 60 dólares. Algo que tendrá su repercusión en el precio de los carburantes.

Electricidad

El recibo de la luz lleva sobre sus espaldas la importante subida registrada a lo largo de 2017, el ejercicio con los precios más caros desde 2009. Sin embargo, eso no impedirá que la electricidad comience el año con una tendencia alcista, aunque más moderada. Para empezar, el Gobierno ha congelado la parte regulada de la tarifa de la luz por quinto año consecutivo. Estos peajes suponen alrededor de un 60% del coste de la factura (los relacionados con la distribución, transporte, insularidad, primas a las renovables...).

Sin embargo, la parte del recibo no regulada y que cotiza en el mercado mayorista apunta a nuevas subidas. En 2017 el precio medio de la electricidad se ha disparado un 32% hasta los 52,5 euros/Mwh, lo que ha implicado un encarecimiento de unos 80 euros en la factura anual para los consumidores. De cara a 2018 los mercados de futuro apuntan a un incremento de un 10%, lo que se trasladaría en el recibo en un alza del 2,5% de media.

Gas

La cuesta de enero será más dura en la factura del gas. Y es que con el cambio de año la tarifa de último recurso (TUR) subirá de media un 6,2% en el primer trimestre. En concreto, la TUR1 –usuarios que utilizan el gas para el suministro de agua caliente y cocina– se elevará un 4,9%. Por su parte, la TUR2 –que incluye además de lo anterior la calefacción– se incrementará un 6,6%. Un alza motivado por el encarecimiento de la materia prima un 18%. El Gobierno, por su parte, ha intentado compensar este aumento congelando por cuarto año consecutivo los peajes de la parte regulada.

Butano

El precio de la bombona de butano de 12,5 kilos –usada por 8 millones de hogares– iniciará el año en los 14,45 euros después de la subida del 2,1% registrada en noviembre. Su coste se revisará a mediados de enero y todo apunta a un nuevo repunte debido al encarecimiento de la materia prima. Hay que tener en cuenta que el precio de la bombona se ha disparado un 28,5% desde el mínimo de 11,25 euros que marcó en julio de 2016. De hecho, solo en el último año su coste se ha elevado un 17%. Es más, las primeras cuatro revisiones de 2017 registraron el avance máximo legal del 5%, aunque en agosto se produjo un descenso en la misma proporción que tras el alza de noviembre quedó como un espejismo.

Correos

Otro de los servicios que se encarece con más fuerza es el de correos. De hecho, el sello para el envío de cartas y tarjetas postales normalizadas y de hasta veinte gramos de peso a destinos nacionales se eleva un 10% a partir de enero. Es decir, pasará de los 0,5 euros actuales a los 0,55 euros con el nuevo año. Se trata del tercer mayor incremento de la última década.

Euríbor

El euríbor, el principal índice de referencia para las hipotecas, cierra 2017 en el mínimo histórico del -0,19%. De cara a 2018 se prevé una estabilización de las tasas negativas.

Temas

Pib

Contenido Patrocinado

Fotos