Ningún ciclista pierde la vida este verano en los 1.000 kilómetros de rutas protegidas en Castilla y León

Tres personas fallecen en lo que va de año en al ser atropellados en la Comunidad mientras disfrutaban de la bicicleta

ICAL

Ningún ciclista ha perdido la vida este verano en los 1.000 kilómetros de rutas protegidas de Castilla y León, diseñadas por la Dirección General de Tráfico (DGT) para proteger a este colectivo. En lo que va de año, tres personas fallecieron al ser atropellados mientras disfrutaban de la bicicleta en la ciudad de Soria y en Villacedré y Páramo del Sil, en León.

Esta iniciativa surgió para reducir el número de accidentes con ciclistas implicados, tras un año ‘negro’. A principios de verano, la DGT seleccionó estos trazados en colaboración con otras administraciones, instituciones y asociaciones. Se caracterizar por estar especialmente vigiladas, si bien se ponen en marcha medidas adicionales durante los días y horas con más presencia de ciclistas, que suelen ser las mañanas de los sábados y festivos.

El dispositivo incluye a seis helicópteros, que vigilan estas vías desde el aire. En algunas, se ha llegado a monitorizar 120 ciclistas en una hora. Estos aparatos notificaron 20 denuncias por no respetar la distancia de metro y medio entre el turismo y la bicicleta en los adelantamientos.

Desde tierra se han vigilado esas rutas en las 15 comunidades competencia de la DGT (todas menos Cataluña y País Vasco), con 1.983 patrullas, que han denunciado a 26 conductores por no respetar ese metro y medio de distancia, a 324 por exceso de velocidad, a 119 por superar la tasa de alcoholemia y a 21 por consumo de drogas.

Este plan vela por el cumplimiento de las normas de seguridad relativas a la distancia lateral en el adelantamiento a ciclistas, velocidad inadecuada o maniobras antirreglamentarias. Precisamente, son las causas que hicieron que perdiera la vida una persona el 9 de julio en la localidad berciana del Páramo del Sil, al ser arrollado por un turismo, la única víctima que se contabiliza en las vías interurbanas de Castilla y León.

Los otros dos fallecidos son un ciclista de 52 años que fue atropellado por una furgoneta en Soria capital. También un camión arrolló a un hombre de 50 años cuando transitaba con su bicicleta por el polígono industrial de la localidad leonesa de Villacedré.

León, la tercera provincia con menos kilómetros protegidos

Las carreteras de Castilla y León cuentan con casi 1.000 kilómetros de Rutas Ciclistas Protegidas, repartidos en 29 tramos de las nuevas provincias. En concreto, las provincias de Burgos y Valladolid cuentan con cuatro rutas; tres, las de Ávila, León, Palencia, Segovia, Soria y Zamora; y dos, Salamanca. En toda España se contabilizan 138 rutas que suman 4.661 kilómetros, de los que el 21 por ciento (979,1) están en la Comunidad.

Así, en Ávila cuenta con rutas en zonas cercanas a la capital y Arévalo, entre otras; mientras que en Burgos recorren puntos de Aranda, Arlanzón o Trespaderne; en León, Ponferrada, el límite con Asturias y en la localidad de Navatejera. En Palencia, atraviesan Ampudia o Astudillo.

Finalmente, en Salamanca pasan por Topas o Calvarrasa; en Segovia por el entorno de la CL-601 y N-110; en Soria por Vinuesa o El Royo; en Valladolid, por Tudela de Duero, Pesquera o Wamba, entre otros y en Zamora por San Marcial o Villalazán.

Burgos, que cuenta con 366,5 kilómetros repartidos en cuatro rutas, es la provincia con más espacio, por delante de Valladolid (136,7 kilómetros), Ávila (116,6), Zamora (97,5), Segovia (77,4), Palencia (62,8), León (49,2), Soria (39) y Salamanca (33,5).

Fotos