Morano, el alcalde que no dudó en hacer una huelga de hambre

Juan Morano, durante su huelga de hambre./
Juan Morano, durante su huelga de hambre.

En octubre de 1986 no dudó en realidad una huelga de hambre para protestar entonces contra el cierre del matadero | Terminó saliendo a hombros del salón de plenos municipal, en el que durmió junto a los trabajadores durante 11 días

LEONOTICIASLeón

«Hay que tener principios». La frase, en no pocas ocasiones exteriorizada por Juan Morano Masa, nuna fue un brindis al sol. Todo lo contrario.

Bien lo saben en el seno del Partido Popular, partido frente al que mantuvo una 'pelea permanente' por no alejarse de la calle.

De su personalidad nadie podrá dudar. Y pinceladas dejó un buen número. Tanto que en octubre de 1986 no dudó en realidad una huelga de hambre para protestar entonces contra el cierre del matadero.

La huelga se realizó en el propio salón de plenos del Ayuntamiento de la capital y juento a él pernoctaron durante 11 días los 23 trabajadores del matadero.

Morano salió a hombros de aquel encierro y lo hizo por prescripción médica. Morano abandonó en último lugar el Ayuntamiento, lo hizo en pijama, con una bata sobre sus hombros, y fue trasladado a la clínica en un coche de la policía municipal.

«A su salida, numerosas personas que estaban congregadas en el Ayuntamiento vitorearon al alcalde con gritos de «¡bravo, bravo!». En la tarde de ayer habían abandonado el encierro, también por recomendación médica, cuatro trabajadores del matadero, mientras que la pasada semana lo habían hecho otros cinco huelguistas», recuerda una crónica realizada entonces en el diario El País.

«El reconocimiento médico de los trabajadores se llevó a cabo en el hospital Princesa Sofía, de León, sin que fuese necesaria la hospitalización de ninguno de ellos. Por su parte, Morano, prefirió ser atendido en la clínica privada San Francisco, desde la que, tras un minucioso estudio clínico, se trasladó a su domicilio particular. Fuentes de la clínica han señalado que el alcalde de León se encontraba «muy cansado, pero tranquilo» y que su recuperación física no sobrepasará una semana», se añade.

Los concejales del equipo de gobierno del Ayuntamiento, entonces pertenecientes a Alianza Popular (AP), difundieron un comunicado a última hora de aquella jornada en el que aseguraban poner fin «a la protesta seguida hasta el momento, ya que la terca actitud de la Junta [de cerrar el matadero municipal] ha impedido cualquier tipo de acuerdo, que se ha intentado reiteradamente y sin resultado positivo desde este Ayuntamiento (...) Deploramos la falta de sensibilidad y flexibilidad de la Junta de Castilla y León».

Contenido Patrocinado

Fotos