el mercado de los que no pueden comprar

La Asociación San Vicente de Paul abre su mercadillo solidario esperando que la recaudación pueda ayudar en su labor constante con los transeúntes

Una mujer realiza una compra en el mercadillo. / Sandra Santos
NACHO BARRIO León

En este mercadillo uno encuentra de todo, desde objetos cotidianos hasta cosas que uno llevaba tiempo sin ver. Todos dirigidos a un mismo objetivo: ayudar con su venta a la importante labor que realiza la Asociación San Vicente de Paul.

Su sede de la calle San Pedro de la capital se ha convertido un año más en un auténtico bazar con el que se espera recaudar «cerca de mil euros», como aseguraba la presidenta Josefina Herrero.

Así, la concejala de Servicios Sociales, Aurora Baza, estuvo presente en la inauguración, donde destacó que «la labor con las personas de esta asociación es fundamental para León, ya que se centran también en las mujeres transeúntes, que es un espacio al que nosotros no llegamos».

El mercadillo solidario tratará de arrojar un poco de luz «en un momento de cierta ausencia de ayudas y subvenciones», como apuntaba la presidenta.

Contenido Patrocinado

Fotos