Martín Villa acusa a la Generalitat de dar un golpe de Estado y echa en falta la complicidad de los políticos del 77

Rodolfo Martín Villa junto al director de leonoticias, Javier Calvo. / Peio

El exministro analiza en el ‘Encuentro de leonoticias’ la situación actual de España que se enfrenta al desafío de consersar una unidad de 500 años y apuesta por una reforma constitucional que «no se limiste al tema autonómico»

A. CUBILLASLeón

Es uno de los personajes claves en la transición española, uno de los hombres que supo hacer frente a una ofensiva que colocó al borde del precipicio la democracia española. Un guía de excepción para recorrer con detalles aquellos momentos delicados que vivió un país que ahora se enfrenta al complicado desafío de preservar la unidad de 500 años.

Más información

Rodolfo Martín Villa ha sido el protagonista este miércoles de un nuevo ‘Encuentro de leonoticias’ que ha tenido lugar en el Parado de San Marcos, donde ha hecho análisis del ayer, el hoy y el mañana de la España democrática que, a su juicio, debe ser objeto de orgullo para los españoles.

Patrocinadores del Encuentro Leonoticias
Patrocinadores del Encuentro Leonoticias

Un país en el que la historia se repite, remarcó, pero que cuenta con la gran ventaja de la Constitución actual para evitar que el golpe de estado actual que está llevando a cabo el Gobierno Catalán no se resuelva por lo civil y no por la vía militar, como ocurrió en octubre de 1934 con la proclamación del Estado catalán dentro de la República Española por parte del presidente de la Generalidad, Lluís Companys.

“No sé si jurídicamente es un golpe de estado pero creo que al única diferencia es que aquel fue un golpe promovido por militares y éste promovido por civiles. Al fin de cuentas, creo que ambos atentan con la constitución de forma desafiante y, eso, es un golpe de estado”, remarcó el exministro.

«Creo que es bueno que haya una reforma constitucional pero no puede ser de fondo ni limitarse al tema autonómico ni a resolver el conflicto catalán porque eso no lo permitirían los españoles»

«Creo que es bueno que haya una reforma constitucional pero no puede ser de fondo ni limitarse al tema autonómico ni a resolver el conflicto catalán porque eso no lo permitirían los españoles»

Durante su intervención, Martín Villa no ocultó su preocupación por la masiva salida de empresas de Cataluña que, por otra parte, ha permitido que “los locos del golpe de estado”, como definió el exministro, pongan los pies encima de la mesa. Bien es cierto, continuó, que tal y como dijo Josep Borrell, “ya lo podían haber dicho antes”.

“El hecho de que las dos empresas catalanas de cava o que la administración de lotería la Bruixa d'Or hayan trasladado su domicilio social me impresionó mucho pero es algo que sirve para que parte de esa locura colectiva ponga los pies en la tierra”, remarcó Villa, que aseguró que el conflicto catalán es más un problema de sentimiento que económico.

Vías de diálogo

Un “golpe de estado” que, remarcó, no tiene que ver con las concesiones de las autonomías sino con la deslealtad a la Constitución española. No obstante, Martín Villa se felicitó por la posible comparecencia del presidente de la Generalidad ante el Senado así como el posible debate público entre Puigdemont y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, algo que Martín Villa calificó como “un avance político y civil muy importante”.

Minutos antes de su ponencia, también se refirió al hecho de que en el Senado acogerá un proceso largo, que “puede hartar, aburrir o preocupar”, pero que recalcó es síntoma “de que las cosas hay que hacerlas estéticamente bien y jurídicamente impecables”, que a su juicio es “lo contrario” a lo que se ha hecho en el Parlamento de Cataluña “desde los célebres plenos del mes de septiembre”.

Por último, y sobre la posibilidad aún de diálogo, Martín Villa estimó que Puigdemont y el nacionalismo catalán están “faltando a la verdad” y recordó al que fuera presidente del Gobierno catalán, Josep Tarradellas, que tenía “el respeto de la historia y de la edad” quien, tras una infructuosa reunión con Suárez, declaró que solo volvería a Barcelona “si iba como presidente de la Generalidad y con un decreto del rey de Suárez”, es decir, apostilló Martín Villa, con la legalidad española “porque la legalidad catalana es parte de la legalidad española”, lo que supuso un planteamiento “absolutamente contrario” al que se está produciendo actualmente.

La trampa del Gobierno catalán

Martín Villa aseguró desconocer qué ocurrirá ahora si bien tachó de impecable el acuerdo que se alcanzó en el último Consejo de Ministro donde acordó la aplicación del artículo 155. Eso sí, se mostró especialmente crítico con la imagen que dio España el 1 de octubre al entender que el Gobierno cayó en la trampa del gobierno catalán.

«La única diferencia es que el del 1981 fue un golpe de Estado promovido por militares y el de Cataluña está promovido por civiles pero algo que atenta a la Constitución de forma desafiante es un golpe de Estado»

«La única diferencia es que el del 1981 fue un golpe de Estado promovido por militares y el de Cataluña está promovido por civiles pero algo que atenta a la Constitución de forma desafiante es un golpe de Estado»

Una actuación que, a su juicio, fue un “ridículo” que está al margen de la brutalidad con la que actuó la Policía Nacional o la Guardia Civil que se ha sucedido en numerosas ocasiones y en otros supuestos tanto por los Mossos d'Esquadra como “por cualquier policía del mundo”.

“Fueron engañados. No se les puede pedir que confíen en los mossos cuando deberían haber accedido a los colegios desde la noche del viernes de forma que policías y guardias civiles solo tenían que quitar el domingo a un par de okupas y no aporrear a votantes o a gente que iba a armar el follón porque las urnas ya estaban abiertas”.

Reforma constitucional

En este sentido, Villa recordó que a veces las cosas se tienen que poner muy torcidas para escribir en derecho aunque aseguró echar en falta la complicidad que existió entre los líderes políticos de 1977 porque, según aseguró, los políticos de ayer no eran mejores o peores simplemente hubo situaciones excepcionales que crearon políticos excepcionales.

Un conflicto, el de Cataluña, ante el que Villa se muestra favorable de una reforma constitucional que en ningún caso, según remarcó, puede ser de fondo ni limitarse únicamente al tema autonómico.

“La unidad nacional de 500 años no se puede destruir por una locura de unos días. Creo que la reforma no puede servir solo para resolver el tema catalán porque eso no se lo permitiríamos el resto de los catalanes. No estamos como hace 40 años y sería un error dedicarnos sólo a la cuestión del tema autonómico”, remarcó Martín Villa, que incidió en la importancia de que se preserven la independencia judicial y los derechos y las libertades de los españoles como núcleo de la Constitución actual.

Un foro que estuvo moderado por el director de leonoticias, Javier Calvo, y que citó a numerosos representantes de la esfera política, económica y social de la provincia de León y que contó con la subdelegada del Gobierno, el teniente de alcalde del Ayuntamiento de León, el vicepresidente de la Diputación de León, el presidente del Consejo de Administración del Norte de Castilla así como su gerente y el director y la gerente de leonoticias.

Fotos