Marta, la madre de la menor del caso Arandina: «Nos sentimos totalmente solos»

La madre de la menor denunciante, a la salida de los juzgados de Aranda de Duero. /Susana Gutiérrez
La madre de la menor denunciante, a la salida de los juzgados de Aranda de Duero. / Susana Gutiérrez

Afirma que su hija está «cada vez peor» y que ha tenido que ser atendida en numerosas ocasiones por crisis de ansiedad y pánico

SUSANA GUTIÉRREZ Aranda de Duero (Burgos)

Hace tres meses decidió, junto a su marido, denunciar ante la Policía Nacional a tres exjugadores de la Arandina CF por una presunta agresión sexual a su hija, una menor de 15 años. Desde entonces, la vida familiar de Marta ha sufrido un vuelco y califica lo que están viviendo como un auténtico infierno. «Nos sentimos completamente solos, no tenemos respaldo de nadie, lo estamos pasando muy mal», detalla visiblemente emocionada.

Más información

Desde que todo saltara a la luz pública, el pasado 11 de diciembre, la presión social y mediática se ha convertido en su día a día, algo que define como una doble victimización. Respecto a la situación de su hija, afirma que la menor está «fatal, muy mal, cada vez peor». Añade que ha tenido que ser atendida en numerosas ocasiones por los servicios médicos y de emergencias por crisis de ansiedad y de pánico, la última vez, el pasado martes cuando conoció la salida de prisión de los tres futbolistas. «Ha sido muy difícil para ella afrontar la noticia de que están en la calle y también para nosotros, no hay justicia, no lo entendemos», insiste.

La mala situación psicológica se acentúa, explica, con la presión mediática y social. «Voy por la calle y no entiendo por qué me tienen que insultar», indica, haciendo clara referencia a las denuncias que han presentado por acoso social en la Comisaría de la Policía de Aranda. «Nos queríamos ir a Madrid, pero aquí está nuestra casa. ¿Por qué nos tenemos que ir, si no hemos hecho nada?», mantiene. Respecto a la situación diaria de la menor, describe que «no va al colegio, ni sale de casa, no es justa esta situación, una niña tiene que tener su vida». También pasa factura, según detalla, la actualidad mediática, ya que «tanta notoriedad, todo el día en todos los sitios, a todas horas hablando del tema, esto agobia». Una de las imágenes que más le ha tocado la fibra es «ver las caras de ellos sonriendo al salir de la cárcel», desvela. Marta lamenta que el tema esté afectando también a sus otras dos hijas, hermanas menores de la víctima.

Abandono

La familia de la menor se siente «abandonada» por parte de las instituciones públicas que considera les han dado la espalda. «El Ayuntamiento hizo un comunicado público poniendo a disposición todos sus medios, pero se quedó en eso, una puesta en escena y no hemos sabido nada de ellos». Al respecto, afirma que la menor acude a un apoyo psicológico privado a Madrid y de forma puntual también al servicio público de Burgos.

La acusación particular recurre la libertad provisional de uno de los jugadores

El abogado de la menor, Fernando García Puertas, ha presentado, este viernes, un recurso en contra del auto de la jueza instructora en el que se concede la libertad provisional bajo fianza a uno de los futbolistas, Carlos C.S. Los otros dos autos que atañen a sus dos compañeros son firmes y no cabe recurso porque fueron decretados por la Audiencia Provincial de Burgos. «El volcado de móviles demuestra que hubo relaciones sexuales», afirma el letrado de la víctima quien utilizará este extremo como una de los argumentos principales para recurrir la libertad del jugador. «Está el volcado de los teléfonos y eso se tiene que tomar en cuenta, reconocen los hechos, los otros dos recursos se ponen antes de que llegue ese informe, pero el de este jugador llega más tarde y creemos que los tiene que tener en cuenta», explica.

El tercer informe policial sobre el estudio de los móviles de los tres ex jugadores de la Arandina C.F sacó a la luz una conversación en la que dos de los investigados hablaban de determinadas prácticas sexuales con una chica, enviando la foto de la denunciante. La conversación, sin embargo, está fechada el día 23 de noviembre, en la jornada anterior al día de autos y comienza a las 22:17 horas. Se trata de un grupo de WhatsApp de cuatro jóvenes, entre los que se encuentran Carlos C.S y Víctor R.R, quienes cuentan a los otros dos amigos un encuentro con una adolescente en el que afirman que también participó, según el informe policial, el tercer detenido, Raúl C.H. «La que hemos montado en el piso es muy parda», abre la conversación en la que se detalla un relato en el que hablan de algunas prácticas sexuales con una joven. Al ser preguntados por los otros dos miembros del grupo por la identidad de la chica, se envían al chat dos capturas de Instagram de fotos de la menor de 15 años.

En la conversación del grupo también se alude a que la joven tenía intención de regresar al día siguiente al piso afirmando que «mañana vuelve», refiriéndose al 24 de noviembre, fecha en la que se sitúan los hechos denunciados. En el diálogo se manifiesta por parte de uno de los futbolistas que la joven tendría 16 años, aunque en una alusión anterior, el día 21 de noviembre, el mismo investigado escribe «pero tío, tiene 15 años». Ese día, el lunes anterior a los supuestos hechos denunciados, se habla de conversaciones virtuales de contenido sexual con la adolescente y se informa de que «el vienes viene a casa».

Asimismo, la madre de la menor critica duramente las declaraciones públicas en las que el presidente de la Arandina CF, Pedro García, manifestaba que se sentía personalmente contento por la salida de la cárcel de los jugadores. «Me siento muy dolida con esas manifestaciones, no comprendo cómo se ha posicionado así públicamente después de todos lo que ha pasado».

Marta no entiende la actitud social e institucional ya que «hoy nos ha pasado a nosotros, pero mañana puede sucederle a cualquiera». En este sentido, añade que hay personas que le cuestionan el que haya denunciado los supuestos hechos, «me dicen que mejor haberme callado, pero si optas por eso, luego puede haber más consecuencias, que les pueda pasar a otras personas».

Contenido Patrocinado

Fotos