'Hasta luego' a la marquesina

La capucha de la vieja Estación del Norte, que fue ampliada en un tercio de su longitud en 1980, ha empezado a ser despegada de la fachada a la que permanecía amarrada

Retirada de la marquesina de la estación. / R.Fariñas
R.FARIÑASLeón

Monumento insignia de la modernidad y la llegada del ferrocarril a León. Su volumen y su servicio sorprendían para una época donde el desarrollo se veía como algo novedoso en la ciudad.

León ha despedido con un ‘hasta pronto’ a la gran marquesina que desde 1870 les resguardó de las inclemencias del duro clima leonés.

La capucha de la vieja Estación del Norte, que fue ampliada en un tercio de su longitud en 1980, ha empezado a ser despegada de la fachada a la que permanecía amarrada.

El principio del fin de su función llegó en marzo de 2011, con el paso de los servicios del apeadero a la ‘provisional’ estación de Adif.

Ahora, se retira con un ‘hasta luego’ ya que se aprovechará la ejecución del soterramiento para restaurarla, reponer los cristales rotos y retocarla para volver a colocarla en el paisaje del Oeste de León para obtener un nuevo uso aún por decidir.

Fotos