Margallo y Sebastián apelan a la necesaria reforma constitucional para «encajar» Cataluña en España

Sebastián y Margallo, este martes en el Parador San Marcos. / Campillo

El exministro de Asuntos Exteriores asegura que Rajoy tiene un «arsenal» de medidas para impedir el referéndum ilegal y coincide con el exministro socialista en instar al Gobierno a no ceder al chantaje catalán

A. CUBILLAS

Ante el desafío catalanista, no hay rivalidad entre siglas. Así se ha materializado este martes en León en el marco del foro 'Diálogos para el Desarrollo' donde los exministros José Manuel García-Margallo y Miguel Sebastián (PP y PSOE) han mostrado la unidad y el apoyo al Gobierno ante el que se considera ya el problema más grave que ha abordado España en los últimos años.

Su precedente, el vivido el 6 de octubre de 1934 que, si bien, fue un problema “menor” dado que ese día el presidente de la Generalidad, Lluís Companys proclamó el Estado de Cataluña dentro de la República Federa España. Hoy, por el contrario, remarcó Margallo, el gobierno catalán ha roto el marco legal, obedeciendo sólo a la legalidad catalana y no a la jurisprudencia española ni las sentencias del Constitucional.

De ahí que, a juicio de Margallo, el proceso soberanista de Cataluña han dinamitado el Estado español. “Estamos ante un golpe de Estado en toda regla que supera cualquier golpe de estado clásico que buscaba cambiar las normas de organización pero siempre preservando el estado”, remarcó el exministro, que aseguró que la CUP lo que lanzó por el precipicio en su vídeo promocional no fue un ejemplar de la Constitución sino un coche que es España”.

«Los independentistas han dinamitado el Estado español. Estamos ante un golpe de Estado en toda regla» José Manuel García-Margallo

«En el tema de Cataluña es lógico ponerse detrás del Gobierno que no debería actuar con medidas de coacción porque eso daría alas al independentismo» MIGUEL SEBASTIÁN

Un desafío que obliga, a juicio de Sebastián, que el Gobierno no ponga el foco en el 1 de octubre y, dejando al margen la coacción, centrar los esfuerzos en ese 40% de la población que se encuentra a medio camino.

Hay un 30% de los catalanes que están irremediablemente a favor de la independencia; otro 30% que claramente quieren seguir dentro de España; y luego hay otro 40% de gente que está dudosa. Por ello hay que intentar conseguir atraer a ese porcentaje de la población al proyecto de la Constitución”.

Por el contrario, Margallo entiende que la situación requiere que el Gobierno impida la celebración del referéndum dado que, según remarcó, el presidente del Gobierno tiene “un arsenal de medidas para ellos. Es a él al que le corresponde decir cuál adopta y en qué momento. Luego llegará 2 y el 3 de octubre y ahí habrá que hacer una oferta a la sociedad catalana no independentista dado que los independistas no se conformarán con nada que no sea la independencia.

León acoge una sesión del foro Diálogos para el Desarrollo con los ex ministros Miguel Sebastián y José Manuel García-Margallo. / Campillo

Reforma constitucional

Porque ambos han remarcado la necesidad de que el Gobierno se siente a dialogar y ponga encima de la mesa una oferta que pase por una reforma constitucional que permita el encaje de Cataluña en España. “Una oferta que debe empezar por una reforma constitucional, que permita una reforma de la administración, del sistema tributario, de la justicia, educación... es decir, la modernización de España”, remarcó Margallo.

Porque si en algo coinciden ambos exministros en que el Gobierno no debe ceder al chantaje de los independistas catalanes. Un proceso que, en cualquier caso, tendrá efectos prácticos en el conjunto del país que obligará a todas las Comunidades a estar preparados ante el futuro más próximo.

Fotos