San Marcos cierra sus puertas

Dos botones se encargan de cerrar el hostal. / Inés Santos

Dos trabajadores del hostal han sido los encargados de realizar este emotivo acto que pone fin a la actividad del parador para afrontar dos años de reforma

RUBÉN FARIÑASLeón

Pocos leoneses habrán transitado alguna vez por la plaza de San Marcos y hayan visto las puertas del parador cerradas.

No deja de sobrecoger el corazón ver como dos botones se acercan a la monumental fachada y se disponen a ensombrecer el interior del hostal.

El Parador ha cerrado sus puertas. Los encargados, dos trabajadores, eran los protagonistas de este simbólico momento minutos antes de las 11:00 horas.

Desde 1965, nos descansaban las alfombras, no paraba su recepción y las paredes no dejaban de escuchar el traqueteo de las maletas de los huéspedes.

El 'hasta luego' de San Marcos

Fue tras una inversión de 477 millones de pesetas –el doble de lo presupuestado en el proyecto inicial-. Fue un momento histórico, la rehabilitación para el ocio de este espacio con mil y una caras y que había tenido un sinfín de utilidades hasta la fecha.

Ahora, la efeméride se cita con el 15 de diciembre de 2017. 52 años después los pasillos se quedan vacíos, su escalinata quedará sin uso y sus botones no volverán a acompañar a los clientes a las habitaciones.

Las puertas de San Marcos se cierran por dos años, un tiempo en el que el hostal dejará huérfano a León de su referente turístico más hospitalario.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos