El machismo ‘enciende’ un nuevo Lunes sin Sol en León

Concentración Lunes sin Sol. /A.C.
Concentración Lunes sin Sol. / A.C.

La plaza de Botines acoge una concentración en memoria de las dos últimas víctimas de violencia de género en la que se recuerda que el machismo es el germen de la violencia

A.C.

León rompe su silencio. Lo hace por Rosa María, la joven de 20 años que fue asesinado por su expareja en Cartagena. También por Noelia Noemí, de 32 años, degollada por su marido en Sestao (Vizcaya). Y por todas y cada una de las mujeres que han sido y son víctimas de la violencia de género.

La plaza de Botines ha vuelto a ser, lamentablemente, el escenario de un nuevo Lunes sin Sol, una concentración en la que decenas de leoneses han lanzado un grito cargado de rabia, desesperación e impotencia ante la máxima expresión de desigualdad, un grave problema social que afecta a todos los ámbitos, que no es una cuestión del ámbito privada, que es una cuestión de estado y, como tal, debe ser tratada.

Una concentración en la que han calificado de “superficial” la investigación iniciada por el Ministerio de Interior con el objetivo de predecir los crímenes machistas dado que olvida que el machismo es desigualdad, la desigualdad abuso, el abuso llega a la discriminación conforme se mantiene en el tiempo y la discriminación así instaurada recurre a la violencia para conseguir la sumisión a un modelo abusivo y violento.

"El Ministerio del Interior ha decidido obviar el trabajo de décadas del feminismo para pedirle a la Policía y a la Guardia Civil que nos digan por qué los hombres matan a las mujeres y donde se concluye que no hay ni rastro de la habitual escalada de violencia, ninguna amenaza latente, ninguna presión creciente ahogando la voluntad de las víctimas. Simplemente un accidente: reduciendo la conducta del agresor a su comportamiento público. ¡Nos quedamos muy tranquilas!", señalan desde la plataforma.

Peor aún es, remarcaron, que se siga depositando a la víctima el poder de decisión, que sea ella la que denuncia, como única vía para acceder al sistema de protección cuando los primeros efectos de la violencia del hombre radica en hacerla dudar de sus propias percepciones y acabar con su autoestima.

Por todo ello, como cada lunes, León ha vuelto a plantarle la cara a una de las principales lacras de la sociedad para exigir una modificación del laberinto judicial que “no puede continuar así, aplicando la ley de forma mecánica, rutinaria, regida por la inercia y la mala praxis, de forma tan reaccionaria y tan cómplice del orden patriarcal”.

Contenido Patrocinado

Fotos