El leonesismo, entre dos tiempos

Tras más de treinta años de autonomía, leonoticias ahonda en la historia del leonesismo político para entender las claves de un movimiento que busca un futuro en otro marco territorial

Manifestación a favor de la autonomía leonesa. / Inés Santos
NACHO BARRIO León

La del 4 de mayo de 1984 es una fecha que en el leonesismo se repite como una especie de mantra. Un hito que encaminaba hacia una realidad ilusionante que no terminó de llegar. Con dos grandes manifestaciones anteriores en el 80 y en el 82, el éxito de la de aquel mayo invitaba a soñar con un camino autonomista sencillo y despejado.

Pero nada más lejos de la realidad. A pesar de llenar las calles del centro de la capital y de los encendidos manifiestos, León y las provincias de Salamanca y Zamora siguieron formando parte junto a algunas provincias de Castilla la Vieja de una nueva autonomía: Castilla y León.

Constituyendo su preautonomía en 1978 y cerrando su estatus de autonomía en 1983 (no siempre con el entendimiento como herramienta), el sueño de la comunidad leonesa quedó en un limbo que nunca terminó de materializarse.

Habría que esperar no obstante unos años hasta llegar a la fundación de la Unión del Pueblo Leonés en 1986 y a su refundación en 1991, formación política canalizadora de esta tendencia. «Fue algo que nació en el corazón de la gente», apunta José María González de Francisco, exconcejal de la UPL y formador del PAL-UL, que añade que el partido «nació en un mesón de la unión de siete grupos culturales y políticos, pero las reivindicaciones, como las manifestaciones, no fueron atendidas por nadie».

«El leonesismo es algo que nació del corazón de la gente»

«El leonesismo es algo que nació del corazón de la gente» José María González de Francisco

Y analizando los resultados, la fuerza no era menor. A través de la Unión del Pueblo Leonés, el leonesismo político llegó a tener una representación importante en las Cortes de Castilla y León (contando con tres procuradores tras los comicios de 1999) y seis concejales en el Ayuntamiento de la capital (sumando además un buen número de alcaldías en la provincia).

Imágenes de la manifestación por la autonomía leonesa. / Archivo municipal

Pero aquel buen momento en las instituciones fue progresivamente a menos. ¿Qué pasó entonces en el leonesismo?

La caída del leonesismo político

Conocida la historia, toca pues preguntarse los porqués de la frustración del proyecto político. «Entre todos la matamos y ella sola se está muriendo, aquel esplendor nos lo cargamos unos por exceso y otros por defecto», comenta Félix Pérez Echeverría, 'Cheva', histórica figura del leonesismo, ahora volcado en el aspecto más social de la ideología desde Esllabón Leonesista.

«En cuanto al leonesismo, entre todos la matamos y ella sola se murió»

«En cuanto al leonesismo, entre todos la matamos y ella sola se murió» Félix Pérez Echeverría, 'Cheva'

Obligado era preguntar a José María De Francisco, para algunos culpable de la deriva al facilitar la alcaldía de Amilivia (PP) tras retirar el apoyo a Francisco Fernandez (PSOE). «Yo no quiero buscar culpables, aunque sé quienes fueron. En el leonesismo había liderazgo y proyecto, algunos lo seguimos teniendo claro. Yo creo, y no veo visiones, que los traidores a León y al leonesismo, que estaban dentro, se vendieron a Pucela y destrozaron aquel germen fantástico».

Miguel Ángel Diez habla desde una de los brazos del leonesismo, como es el PAL, formación que se unirá a la UPL para las próximas elecciones en el horizonte próximo. «El punto de inflexión fue el congreso de Astorga, donde De Francisco reconoció que se equivocó. El reconoció su error pero se generó una división en la que cada uno fue a su guerra y a su batallita. Todos estábamos encantados porque teníamos representación, pero las batallitas fueron minando, hubo mucho personalismo».

El resultado de la deriva

La frase arroja parte de realidad a la situación actual del sentimiento. «Lo que no puede ser es que vayas donde vayas los leoneses somos castellanos para medio mundo, nuestra historia no existe», lamenta Cheva.

Para todos los leonesistas que han hablado para este reportaje, la inclusión de León en la Comunidad Autónoma ha creado dos regiones económicas. «Tenemos por un lado el crecimiento evidente del eje del Duero, que incluye a Valladolid, Palencia y Burgos, y a las provincias leonesas, que se dan de bruces con el subdesarrollo», comentan.

«Aquí no queremos hacer una DUI»

No fueron pocos los que compararon los hechos ocurridos en Cataluña a raiz de su proclamación de independencia con las aspiraciones del leonesismo. Pero según la mayoría de los componentes de este movimiento, la comparación no es acertada. «Nosotros no queremos salir de España, de hecho decimos que primero España y después León, pero el crear una comunidad grande y fuerte en el centro del país para contrarrestar la fuerza de las comunidades periféricas ha demostrado ser un error», apuntan tanto De Francisco como Miguel Ángel Diez.

A esta tesis se une el que fuera procurador en Cortes por la UPL, Alejandro Valderas, que entiende que «un partido que no esté dirigido desde Valladolid queda directamente descalificado».

«Un partido que no esté dirigido desde Valladolid queda directamente descalificado»

«Un partido que no esté dirigido desde Valladolid queda directamente descalificado» Alejandro Valderas

«Crear una comunidad grande y fuerte en el centro del país para contrarrestar la fuerza de las comunidades periféricas ha demostrado ser un error»

«Crear una comunidad grande y fuerte en el centro del país para contrarrestar la fuerza de las comunidades periféricas ha demostrado ser un error» Miguel ángel Diez

«No se trata de ser independientes, somos un pueblo del reino de España y estamos en Europa», señala Cheva, que comulga con los demás al señalar que «ni el PP, ni el PSOE ni Podemos defienden en el Congreso las necesidades de León, van a calentar el sitio». De hecho, José María de Francisco va a más. «Pablo Iglesias es un ignorante abyecto, malo y mala persona, porque el primer reino fue el asturleonés y él asegura que las comunidades históricas son Galicia, País Vasco y Cataluña».

Entonces... ¿Por dónde pasa el futuro?

«Hay que crear algo, un paraguas nuevo donde nadie se sienta influído y donde se dijera 'vamos a por un objetivo común: conseguir la licencia de obra para construir la autonomía leonesa'», defiende Félix Pérez Echeverría, Cheva.

Preguntado por el futuro de UPL después de su congreso del domingo, De Francisco entiende que «hay que conectar con ese corazón leonés que está por encima de derechas y de izquierdas, deseo que haya un liderazgo, de todo corazón».

«Hay que conectar con ese corazón leonés que está por encima de derechas y de izquierdas»

«Hay que conectar con ese corazón leonés que está por encima de derechas y de izquierdas» José María González de Francisco

«Hay que actuar, han pasado varias decenas de años pero eso no implica que si hay gente mínimamente responsable haya un convencimiento de que hay que pelear en las instituciones, no hay más posibilidades, el resto es palabrería», concluye Miguel Ángel Diez. Toca ver qué ocurre en el futuro de un leonesismo que mira en su interior para encarar el futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos