El leonés cobra de media un 3,6% menos que en el año 2011

El leonés cobra de media un 3,6% menos que en el año 2011Gráfico

Los sectores de prestación de servicios lastran la recuperación salarial en Castilla y León a niveles inferiores a los de hace un lustro | CCOO y UGT denuncian que la precariedad en la contratación en estas actividades está en la base del problema

ICAL León

La lucha por el alza salarial centrará buena parte de los esfuerzo sindicales en los próximos meses. Y es que las retribuciones en Castilla y León aún están por debajo de las de hace un lustro. Eso si, lastradas por su merma en las actividades de prestación de servicios, ya sean sociales, a las empresas o personales y de ocio, junto con la construcción. Los sindicatos CCOO y UGT recalcan que la precariedad en la contratación está en la base del problema.

La Agencia Tributaria constata que el salario medio anual en la Comunidad en 2016 se situó en los 18.315 euros, lo que supone un 2,4 por ciento menos que el que se percibía en 2011; e inferior a los 18.835 euros de la media nacional. El informe tributario sobre los salarios precisa que esta caída fue más pronunciada en el sector de la prestación de servicios personales y de ocio, donde unas retribuciones medias bajísimas, de 9.079 euros, cayeron un 7,12 por ciento respecto a hace cinco años.

Asimismo, el sector de los servicios sociales vio en ese lustro como se reducían sus retribuciones un 3,5 por ciento, aunque éstas se situaron por encima de la media, hasta los 22.264 euros en 2016. Además, los salarios de los trabajadores dedicados a la prestación de servicios a empresas se recortaron en el periodo de estudio un 2,4 por ciento, hasta los 14.290 euros

Otro sector gravemente afectado por la crisis, la construcción, también vio reducirse las retribuciones a sus trabajadores un 0,6 por ciento entre 2011 y 2016, hasta los 17.034 euros de media. El sector primario, el segundo con peores retribuciones, registró unos salarios medios en 2016, de 9.536 euros, tres euros menos de la media de 2011.

Por el contrario, cabe destacar que las retribuciones de los trabajadores empleados en la industria extractiva, energía y agua vieron crecer sus percepciones un 6,9 por ciento, hasta los 27.979 euros de media. Los salarios en la industria manufacturera también crecieron un 2,6 por ciento, con 22.065 euros de media.

Asimismo, las cifras de la Agencia Tributaria, basadas en las declaraciones, reflejan que el sector de la información y las comunicaciones registró un aumento salarial del 4,6 por ciento, con 24.181 euros de media por trabajador y año.

El sector mejor retribuido de la Comunidad, el de las entidades financieras y aseguradoras, experimentó un crecimiento de las retribuciones en los cinco años de estudio del 4,2 por ciento, hasta una media por empleado de 31.677 euros. Por último, los salarios también crecieron, aunque moderadamente, en el sector comercio, reparaciones y transporte, un 0,3 por ciento, en concreto, hasta los 16.519 euros de media.

Los secretarios de Acción Sindical de CCOO y UGT en Castilla y León, Fernando Fraile Sanz y Raúl Santa Eufemia, denunciaron que las actividades vinculadas a los servicios impactan directamente en la media salarial por la enorme precarización en la contratación, con elevados índices no solo de temporalidad, sino también de parcialidad.

Unas actividades, recordó Fraile, sobre todo en la hostelería y el comercio, que están “muy atomizadas”, con un número muy pequeño de trabajadores, que no permite una implantación sindical real que controle prácticas abusivas. Son actividades, prosiguió, con un “muy bajo” valor añadido, marcadas por la contratación temporal que lleva a bajas retribuciones, aunque sus convenios “tampoco presentan condiciones muy elevadas” y dependiendo de la provincia, además, las diferencias son sustanciales. Asimismo, remarcó el impacto de las empresas multiservicios, con convenios de empresa propios, que “han tirado a la baja todas las condiciones de los convenios de sector”.

“Si uno de cada cinco contratos son a tiempo parcial, el resultado es que la media salarial se desploma”, dijo, para denunciar que en la práctica esos trabajadores “acaban haciendo la jornada completa” lo que supone un fraude a las arcas públicas, contra el que se debe luchar a través d ella inspección.

Raúl Santa Eufemia denunció que pese a la mejora económica, la patronal rechaza insistentemente cualquier alza salarial ni dentro del IPC lo que se une a la precariedad de los contratos, el encadenamiento, y la parcialidad, por días e incluso por horas.

Sana Eufemia recordó que la subida salarial será un “caballo de batalla” para las organizaciones sindicales durante los próximos meses, y lamentó que los empresarios estén ganado más y eso no se vea reflejado en mejores contratos, con más salarios y más duración o indefinidos.

Fuertes diferencias territoriales, por sexo y nacionalidad

Por otra parte, los datos de la Agencia Tributaria también ponen de manifiesto importantes diferencias territoriales en Castilla y León; así como si se analizan por sexo y por nacionalidad. Los salarios en Castilla y León en 2016 oscilaron entre los 19.954 euros de Valladolid, a los 15.836 euros de Zamora, casi 4.000 euros de diferencia.

En lo alto de la tabla están también los burgaleses, 19.726; seguidos por los sorianos, 18.426; y los palentinos, 18.173. Asimismo, los salarios medios en León se situaron en 2016, en los 17.856 euros; en Salamanca, en 17.712; y en Segovia, en 17.097. Ávila ocupó la penúltima posición del ranking, con una media de 15.969 euros.

Un análisis de la evolución salarial, refleja que solo Palencia vio elevarse las retribuciones medias de sus trabajadores, un 0,2 por ciento respecto a 2011. Por el contrario, se redujeron un 4,2 por ciento en Ávila; un 3,9 por ciento en Segovia; un 3,6 por ciento en León; un 3,5 por ciento en Salamanca; un 2,8 por ciento en Zamora; un 2,5 por ciento en Burgos; un 1,5 por ciento en Soria; y un uno por ciento en Valladolid.

Las desigualdades de los salarios por sexos también fue evidente, con una media para los hombres de 20.427, frente a los 15.806 euros para las mujeres. Es decir, una mujer cobró en 2016, un 25 por ciento menos de media que un hombre.

Por último, el estudio también refleja que los salarios medios de los españoles nacionales se situó en los 18.891 euros de media, mientras que esa cifra se situó para los extranjeros en los 9.153 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos