León se presenta como una de las mejores provincias para practicar un turismo responsable

León acoge el I Encuentro Nacional del Viajero Responsable; en la imagen, una asistente toma una foto del Palacio de los Guzmanes. / Peio García

El Primer Encuentro de Viajeros Responsables se dan cita en la capital de la provincia en unas jornadas en las que conocerán los encantos de la misma y el turismo sostenible

I. SANTOS | M. ESCUDEROLeón

El turismo sostenible y responsable se da cita en León. La sede de la Diputación provincial acoge el Primer Encuentro de Viajeros Responsables, mediante unas jornadas en las que se han reunido cerca de un centenar de blogueros e instagramers que con sus publicaciones promocionan este turismo.

Unas jornadas mediante las que el grupo de cronistas, como así les ha denominado el escritor y productor Miquel Silvestre, conocerán los encantos de la ciudad y la provincia para después ponerlo en conocimiento de sus seguidores. Tomás Azcárate, presidente del Instituto de Turismo Responsable, recordó que «los comunicadores tienen que asumir la responsabilidad de los objetivos del planeta para que el turista también haga que esto sea uno de los criterios más importantes del mercado».

Azcárate insistó en la responsabilidad de los tres actores que participan en la industria del turismo: los destinos, las empresas y los turistas. «Los viajeros son los que tienen que valorar y exigir que el consumo del turismo se haga de forma responsable», manifestó.

El género importa

Respecto a las diferencias existentes entre los viajeros hombres y mujeres, la periodista y bloger Womanword afirmó que las experiencias turísticas de ambos géneros son «radicalmente diferentes», aunque incidió en que la desigualdad no sólo se produce en entornos lejanos, sino también en nuestros ambientes habituales. «Como mujer, hay muchos puntos de libertad que tengo cohibidos, pero esto también me pasa cuando quiero volver sola de noche a mi casa en mi ciudad. Por supuesto, tenemos que tener mucho más ciudado, pero no puede suponer un freno siempre que respetemos las distintas culturas y nos respetemos a nosotras mismas», explicó.

En este sentido, la periodista destacó el compromiso de las comunicadoras para cambiar el papel vulnerabilizado de las mujeres en la sociedad. «No debería haber ninguna diferencia y trabajo para lograrlo, viviendo realidades de una forma real y cercana y dejando que mi experiencia sea conocimiento para mis seguidores».

«Es un punto difícil porque al final corremos más peligro que un hombre, pero no quiero limitarnos y abogo porque cumplamos nuestras metas sin miedo. Cuando somos viajeros responsables y conscientes, lo que tenemos que tratar es de ser humanos y desarrollar nuestra humanidad. Espero que algún día dejemos de hablar de géneros para ser simplemente personas», concluyó.

Un encuentro que supone un antes y un después en la industria turística porque la sostenibilidad se convierte en un parámetro importante para elegir destino, tal como recordó la representante de Inter Mundial, «la posibilidad de cambiar el mundo inspirando a muchos viajeros es la mejor manera de fomentar un turismo responsable».

Por su parte el vicepresidente de la Diputación, Francisco Castañón, destacó a León como una de las provincias pioneras en cuanto al turismo en el mundo rural y subrayó la singularidad de los pueblos y la variedad del paisaje de la provincia, como uno de los puntos más ricos.

«Tenemos que ser incómodos»

Miquel Silvestre, viajero, escritor y productor, fue uno de los encargados de dar la bienvenida a los cronistas a este Primer Encuentro de Viajeros Responsables y lo quiso hacer desde su experiencia personal y lanzando una pregunta a todos los presentes. «Lo que vamos a debatir es qué podemos hacer para mejorar el planeta».

En uno de sus viejas recorrió el mundo en moto, cuando se encontraba en Tebas intentaba conseguir la mejor instantánea sin que saliera la basura y el plástico en la imagen. «Por más que me esforzaba no lo conseguía, en ese momento me di cuenta de que debía poner en el encuadre la realidad», recordó.

Desde ese momento ha intentado ser una parte que muestra «el turismo como una industria que puede ser contaminante o puede mejorar la vida de la gente». Y pidió a los presentes que como cronistas de viajes «tenemos que ser incómodos. Tenemos que contar la realidad de los lugares que visitamos, aunque no sea la imagen que nuestros seguidores quieren ver o las instituciones mostrar».

Responsabilidad Local

En cuanto al turismo de corta distancia, la periodista y fotógrafa Rebeca Serna remarcó que los problemas locales, como la despoblación, también pueden ser abordados o solucionados desde el punto de vista de la industria turística. «Como castellana y leonesa creo que es necesario impulsar el valor de nuestras zonas que son muy desconocidas y que, al estar carentes de turismo masivo, dan mucha tranquilidad al turista. Tenemos un montón de iniciativas cercanas que ya se preocupan de estos problemas, como el festival Demanda Folk de Burgos, un evento cultural y turístico sostenible, donde se promueve el desarrollo de la zona, la recuperación de tradiciones o la replantación de bosques», comentó.

La información y el contexto fue otro de los puntos que centraron el debate en las jornadas. En esta línea Serna admitió que no hay tantos turistas irresponsables, sino desinformados, que «deben» conocer el contexto antes de poner en marcha sus viajes y remarcó el compromiso de los blogeros como responsables de dar a conocer esas buenas prácticas.

«Como comunicadores, tenemos que tomar actitudes conscientes ante una audiencia a la hora de elegir un hotel, una actividad… Tenemos que tener en cuenta el medio ambiente y el factor humano y que nuestras acciones promuevan el desarrollo de la zona a nivel medio ambiental y social», argumentó.

Además, la burgalesa insistió en que la suma de «pequeños gestos» puede suponer un cambio real en las prácticas turísticas. «El uso de botellas de agua de vidrio, en lugar de plástico o la utilización de transporte público en vez de alquilar un coche supone un gran avance. Tenemos que cambiar el chip y que nuestro paso por el mundo, ya sea cercano o lejano, deje la menor huella posible».

Contenido Patrocinado

Fotos